Temática y alcance

Revista Latinoamericana de Derecho Social, es una publicación semestral especializada en temas de Derecho Social en Latinoamérica, sin dejar fuera otras visiones regionales en el ejercicio del derecho comparado y la globalización. Está dirigida a académicos, expertos, autoridades jurisdiccionales y administrativas en la materia; constituye una obra de consulta para interesados en los temas sociales.
 
Sus principales objetivos son la promoción y fomento del estudio del Derecho Social. La Revista ha sido incluida en bibliotecas tanto de la región, como de Europa.

 

Política de secciones

Previa

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Artículos

1.-Trabajos originales e inéditos de investigación; que derberánestar elaborados con una extensión máxima de 35 páginas, en interlineado de 1.5, con letra Arial de 12 puntos y enviarse a nuestro correo electrónico. (revistaderechosocial@yahoo.com.mx)

2.-Cada trabajo deberá ir acompañado de:

 a) un resumen hasta de 200 palabras en español, inglés y francés.

b) de 3 a 5 palabras clave en español, inglés y francés.

c) una hoja por separado con la dirección del o de los autores, para el  cualquier  correspondencia impresa. Es necesario incluir el nombre de la institución donde labora, cargo y, en su caso teléfono, fax y correo electrónico.

d) una carta cesión de derechos al Instituto. Esta carta debe contener:

      1) la firma del autor,

      2) la liberación de responsabilidad, del Editor y del Instituto por el contenido de los trabajos. Aceptar que la responsabilidad es exclusiva del autor.

 

3.-Los criterios editoriales obligatorios pueden ser consultados en: http://www.juridicas.unam.mx/publica/critedit/critedit.pdf

4.-Los artículos serán sometidos a doble dictamen ciego para su publicación. El resultado del dictamen será comunicado oportunamente al autor. Para el caso de comentarios y reseñas éstas se sujetarán a la revisión y aprobación del Comité Editorial.

 

Evaluado Acceso abierto Evaluado Indexado Evaluado Revisión por pares

Comentarios

1.-Trabajos originales e inéditos de investigación; que derberán estar elaborados con una extensión máxima de 15 páginas, en interlineado de 1.5, con letra Arial de 12 puntos y enviarse a nuestro correo electrónico. (revistaderechosocial@yahoo.com.mx)

2.-Cada trabajo deberá ir acompañado de:

 a) un resumen hasta de 200 palabras en español, inglés y francés.

b) de 3 a 5 palabras clave en español, inglés y francés.

c) una hoja por separado con la dirección del o de los autores, para el  cualquier  correspondencia impresa. Es necesario incluir el nombre de la institución donde labora, cargo y, en su caso teléfono, fax y correo electrónico.

d) una carta cesión de derechos al Instituto. Esta carta debe contener:

      1) la firma del autor,

      2) la liberación de responsabilidad, del Editor y del Instituto por el contenido de los trabajos. Aceptar que la responsabilidad es exclusiva del autor.

 

3.-Los criterios editoriales obligatorios pueden ser consultados en: http://www.juridicas.unam.mx/publica/critedit/critedit.pdf

4.-Los comentarios serán sometidos a un dictamen ciego para su publicación. El resultado del dictamen será comunicado oportunamente al autor. Para el caso de comentarios y reseñas éstas se sujetarán a la revisión y aprobación del Comité Editorial.

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Reseñas Bibliográficas

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Comentarios Jurisprudenciales

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Comentarios Legislativos

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

El Derecho del Trabajo en Movimiento

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Homenaje

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares

Información

Sin chequear Acceso abierto Evaluado Indexado Sin chequear Revisión por pares
 

Proceso de evaluación por pares

Proceso de Arbitraje

Los dictámenes se elaborarán con base en el principio de doble anonimato (dictamen por pares o doble nudo ciego), es decir, el dictaminador no sabrá el nombre o nombres de los autores de la colaboración evaluada y éstos, a su vez, no sabrán el nombre del dictaminador.

Los artículos serán enviados a dos dictaminadores, o en casos excepcionales a tres.

Todos los artículos inéditos serán sometidos a dictamen.

Asimismo, todas deben cumplir rigurosamente los aspectos de forma establecidos en estos lineamientos editoriales.

Aquellas que no los cumplan serán devueltas de inmediato al autor para su correccion.

Se le notifica al autor que el articulo será enviado para su revisión, sin incluirse los datos personales, de esta manera una vez que existen los dictámenes respectivos, ya sea el caso de positivos o negativos se le informa a los autores de esta situación y en caso de que acepten los autores su publicación, entregan una carta manifestando que están de acuerdo con los derechos de autor y que aceptan sea publicado el artículo en la revista

Los dictámenes deberán ser razonados y presentar argumentos de acuerdo con los elementos señalados en el formato de dictamen elaborado para tales efectos (véase anexo).

La extensión de los dictámenes deberá ser de entre tres y ocho cuartillas.

El plazo para elaborar un dictamen será de quince días naturales, que se determinará con base en la extensión de la obra.

A fin de cumplir con los tiempos, compromisos institucionales y dar una respuesta editorial adecuada a los autores, editores o asistentes técnicos, el dictaminador deberá entregar en tiempo el dictamen.

Cuando un dictamen no sea entregado en el plazo estipulado, se designará otro dictaminador.

Si el resultado de los dictámenes es positivo se presentarán los documentos ante la Consejo Editorial para que determine acerca de su publicación.

Si el resultado del dictamen es positivo con observaciones, sugerencias o recomendaciones, se entregará copia de dichas recomendaciones al autor, quien tendrá quince días naturales para contestar.

En caso de no responder, el Instituto dejará de tener el compromiso de continuar con el proceso editorial.

Si el resultado de los dictámenes es negativo, no se entregara copia del dictamen al autor.

En caso de que exista un dictamen positivo y un dictamen negativo o con observaciones, se mandara a un tercer dictaminador el cual tendrá el voto decisivo para la publicación o no del artículo.

Una vez que se hayan recibido todos los dictámenes, el asistente técnico deberá presentar los mismos al Consejo Editorial en la sesión para determinar su publicación o no dentro del siguiente número de la revista.

 

 

Política de acceso abierto

Esta revista provee acceso libre inmediato a su contenido bajo el principio de que hacer disponible gratuitamente la investigación al publico, lo cual fomenta un mayor intercambio de conocimiento global.

 

Código de Ética del Boletín Mexicano de la Revista Latinoamericana de Derecho Social, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM

Presentación

Es un hecho incontrovertible reconocer que en la mayor parte de las actividades humanas asistimos a lo que para muchos teóricos constituye un “giro aplicado”[1] que, referido al mundo ético, nos colocaría ante lo hoy ya públicamente reconocido por todos, esto es, la rehabilitación del argumento ético en todas las esferas de la vida, tanto pública como privada. De ahí que, como se puede constatar, al menos desde la década de los sesenta y setenta, sea ya un lugar común hablar no sólo de «ética aplicada», sino de «éticas aplicadas», las cuales se preguntan si las acciones humanas son o no buenas, son o no correctas, convirtiéndose por tanto en una especie de carta de ruta por donde ha de discurrir toda acción humana.

Son muchas y de muy diversa naturaleza las éticas aplicadas, pero dentro de las más significativas estarían la bioética, la ética económica, la aplicada a los negocios o ética empresarial, la relativa a la ecología,  la referida a los avances tecnológicos y, por lo que aquí interesa, las éticas profesionales. Estas últimas se refieren a la forma y modo como se viene desarrollando nuestra profesión; se preguntan por la manera en la que es empleado el poder que se tiene cuando un profesionista lleva a cabo su actividad; en definitiva, por cómo entiende éste su profesión y la manera en que la desarrolla. Así, es posible hablar hoy de ética del médico, del abogado, del banquero, del ingeniero, del dentista, del académico, etcétera.

La actividad universitaria no podía quedarse al margen de esta rehabilitación ética, de ahí que la Universidad Nacional Autónoma de México se haya dado su propio Código de Ética, documento en el que se establecen y detallan los principios y reglas éticas que han de orientar las actividades de todos los que laboran en la Universidad, teniendo siempre como objetivo prioritario el compromiso con la excelencia y la integridad profesional.

De este modo, es claro que para la Universidad y para las personas que laboran en cada una de sus entidades, es necesario, sin duda, cumplir con los deberes establecidos en la legislación universitaria, pero, a la vez, observar igualmente lo que el Código establece, dado que también exhorta a todos los universitarios a ir más allá del sólo cumplimiento de las normas legales, en aras precisamente de colmar con las altas expectativas que la sociedad mexicana ha puesto en su Universidad y en cada uno de los universitarios.

Sin duda, ese compromiso con la excelencia y con las expectativas sociales pasa por hacer suyos cada uno de los principios del Código de Ética de la Universidad, los cuales se ven claramente resumidos en el de integridad y honestidad, dos virtudes universitarias que se enuncian del siguiente modo: “La integridad y honestidad son principios del quehacer universitario. Por ello, todos los miembros de la comunidad académica deben apegarse en todas sus actividades al rigor académico en la búsqueda, ejercicio, construcción y transmisión del conocimiento, así como ser honesto sobre el origen y las fuentes de la información que empleen, generen o difundan”.[2]

Es en este contexto que se da el presente Código de Ética de Publicaciones del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, documento que pretende orientar las actividades de todas aquellas personas involucradas en el proceso de edición y publicación de los trabajos que lleven el sello de la UNAM y del propio Instituto de Investigaciones Jurídicas, teniendo en mente proteger el primer postulado básico que cualquier departamento editorial ha de observar y que se encuentra expresamente señalado en el propio Código de Ética de la UNAM, a saber, “Citar las fuentes de ideas, textos, imágenes, gráficos u obras artísticas que se empleen en el trabajo universitario, y no sustraer o tomar la información generada por otros o por sí mismo sin señalar la cita correspondiente u obtener su consentimiento o acuerdo”.[3]

En un contexto más general, lo que se busca con este documento es que sus destinatarios se puedan comprometer con los principios, reglas y virtudes que caracterizan a la excelencia laboral en todo el Instituto y evidentemente en el área editorial del mismo.

Partes del Código

El Código de Ética de Publicaciones del Instituto de Investigaciones Jurídicas se divide para su manejo en las siguientes partes: I) Ámbito de aplicación del Código; II) Fines del Código; III) Sujetos destinatarios del Código; IV) Principios de ética editorial; V) Proceso de dictaminación y publicación.


Capítulo I

Ámbito de aplicación del Código

Las disposiciones de este Código constituyen un conjunto de principios éticos que tienen como destinatarios a todas aquellas personas que se encuentran involucradas en el proceso de recepción, dictamen, edición, corrección y publicación de todos los trabajos que sean divulgados por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, y que trabajan en la Secretaría Técnica del propio Instituto, así como aquellas que escriben, elaboran o participan en los trabajos que publica el Instituto.

 

Capítulo II

Fines del Código

El presente Código tiene las siguientes finalidades:

1. Fortalecer el trabajo de todos los integrantes de las revistas, del área editorial y de todos los involucrados (autores y colaboradores) en el proceso de edición y publicación de los escritos que pretendan ser publicados por la Revista Latinoamericana de Derecho Social (en adelante la Revista) del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

 

 

Directorios, Índices, Base de Datos y Sistemas de Clasificación.

La Revsita Latinoamericana de Derecho Social  se encuentra en los siguientes directorios, índices, bases de datos y sistemas de clasificación:

-Latindex

-Índice de Revistas Científicas y Arbitradas del CONACYT

-Biblioteca Jurídica Virtual

-Biblat

-Dialnet UNIRIOJA

-ELSEVIER

-Science Direct

-Portal de Revistas Científicas y Arbitradas UNAM (Open Journal System)

-SciELO México

-REDALYC

-CIELO LABORAL (Portal publicitario, no índice) 

 

Estatutos de los Miembros

DIRECTOR:Será el responsable de la publicación; de dirigir las actividades del CONSEJO  EDITORIAL; de representar oficial y legalmente a la publicación; generar los procesos  de creación y ejecución de la Revista y proponer acciones para el mejoramiento de la publicación.

Igualmente, corresponde al Director de la Revista Latinoamericana de Derecho Social, en relación al CONSEJO EDITORIAL:

  1. Presidirlo:

  2. Representar oficial y legalmente a la Revista;

  3. Representarlo en asuntos que sean competencia del mismo;

  4. Dirigir sus actividades;

  5. Convocar y coordinar los trabajos de las sesiones ordinarias y extraordinarias;

  6. Administrar los recursos humanos y financieros de la Revista, según las directivas trazadas por el CONSEJO EDITORIAL;

  7. Establecer el orden del día de acuerdo con sus prioridades generales y los problemas específicos planteados por algunos de sus miembros; y

  8. Proponer acciones para el mejoramiento de la Revista.

El Director y el Subdirector  tendrán la responsabilidad conjunta de redactar las normas de publicación de la Revista, del cuestionario de los dictámenes para los árbitros, el cual será utilizado por el Consejo Asesor para revisar el cumplimiento de las normas de publicación como documento de verificación, elaborar el documento protocolario de evaluación de manuscritos por los evaluadores designados al efecto y vigilar que se cuiden las normas éticas de investigación y experimentación en los artículos publicados.

SUBDIRECTOR: Será responsable del seguimiento, desarrollo y control de la operación de la publicación y control del trabajo del CONSEJO EDITORIAL, administrar los recursos humanos y financieros de la Revista y mantener el contacto y proponer las acciones de estimulo a autores (articulistas nacionales e internacionales), editores, árbitros y demás personas vinculadas a la publicación.

Tendrá como funciones levantar acta de las sesiones del CONSEJO EDITORIAL y junto al Director elaborar el orden del día de las mismas; será responsable de la localización, gestión y mantenimiento de las bases de indexación y listas de distribución adecuadas para la Revista, emitir cuantos certificados sean precisos dando fe de la constancia de los hechos acreditados, velar por el cumplimiento de la política trazada por el CONSEJO EDITORIAL, conocer los manuscritos y decidir en primera instancia cuáles son aquellos que deben proseguir el proceso formal establecido tomando como referencia los aspectos éticos y formales, de la misma manera le corresponde la función de elaborar los informes estadísticos anuales sobre el proceso editorial. Así mismo, puede sustituir al  Director en sus funciones, en caso de ausencia de este por más de seis meses.

Corresponde al Subdirector de la Revista Latinoamericana de Derecho Social:

  1. Velar por el estricto cumplimiento de la política trazada por el CONSEJO EDITORIAL;

  2. Conocer los manuscritos y decidir, en primera instancia, cuáles deben procesarse, sobre la base de su correspondencia con el alcance de la publicación y sus requerimientos formales;

  3. Orientar los trabajos aceptados hacia un editor, según la temática;

  4. Interactuar con los autores de los manuscritos sometidos a la consideración de la publicación;

  5. Proponer las acciones de estímulo a autores, editores, árbitros y demás personas vinculadas a la publicación;

  6. Convocar, a petición del Presidente, a las sesiones del CONSEJO EDITORIAL;

  7. Levantar el acta de acuerdos respectiva de cada una de las sesiones e informar al  Director y al CONSEJO EDITORIAL acerca de éstas;

  8. Reunir y proporcionar la información que el CONSEJO EDITORIAL requiera para el adecuado desarrollo de sus funciones;

  9. Elaborar el informe anual de actividades del CONSEJO EDITORIAL para su aprobación en el pleno;

  10. Ser el responsable del archivo del CONSEJO EDITORIAL;

COORDINADORA EDITORIAL: será responsable de la revisión de los criterios editoriales del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dar revisiones de forma, revisiones de estilo, se encargará de verificar si los artículos no han sido plagiados. Enviar a imprenta los artículos. Fungirá como intermediaria entre el fondo y la forma de la Revista.

Su función en el CONSEJO EDITORIAL, será dar fe de lo ocurrido, tomar la lista de asistencia de los miembros presentes en las sesiones, firmar las actas respectivas.

Entre sus funciones estarán

  1. Vigilar el cumplimiento de los puntos establecidos como política editorial;

  2. Contribuir al cuidado y mejoramiento de la imagen y prestigio del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, a partir de la actividad editorial;

  3. Aprobar, supervisar y evaluar el proceso de edición;

SECRETARIOS TECNICOS: Personal encargado de funciones administrativas, de gestión y logística para el funcionamiento del proceso de edición de la Revista; serán designados por el Director.

Serán los responsables de auxiliar en las labores, al Director, Subdirector y al CONSEJO EDITORIAL; respecto de la recepción de artículos y su respectivo envió para dictaminación de las obras, observará el proceso siguiente:

  1. Los originales serán recibidos por el Secretario o Secretarios Técnicos del CONSEJO EDITORIAL vía electrónica o impresa;

  2. El mismo Secretario o Secretarios Técnicos  enviara a dos dictaminadores de la cartera de árbitros a propuesta del CONSEJO EDITORIAL o del Director o Subdirector, con el procedimiento “doble ciego”;

  3. Una vez recibidos los dictámenes, el autor es notificado de la decisión y la obra, si es aceptada, destinándola al siguiente número de publicación o al que corresponda, una vez formado el número con la totalidad de los artículos publicables, será enviada para su proceso editorial y publicación. En caso de que se pidan correcciones a los artículos, los autores tendrán un plazo de tres meses para presentar la obra corregida.

  4. En el caso de surgir algún caso que suscite dudas, es el CONSEJO EDITORIAL en pleno el que se reúne para discutir los casos particulares y llegar a una decisión pertinente.

CONSEJO EDITORIAL: son quienes velarán por el cumplimiento de los objetivos de la publicación, su política científica editorial, las normas de publicación, establecer medidas que posibiliten aumentar el valor añadido, proponer autores y temas para los siguientes números de la misma, analizar los artículos recibidos y emitir opinión sobre los mismos, esto podrá ser de manera conjunta o de forma individual de cada uno de los miembros del consejo, proponer y aprobar el o los árbitros apropiados para cada artículo y definir la estructura de la revista.

El CONSEJO EDITORIAL estará conformado por la Directora, quien lo preside, el Subdirector, como miembros natos, y los vocales nombrados por la Directora, quien igualmente tiene la potestad de revocación de miembros. Los miembros del CONSEJO tendrán el grado académico de Doctor. Permanecerán en sus puestos en tanto no sean revocados o renuncien explícitamente a formar parte del mismo. El Director los designará en función de sus méritos, dedicación y capacidad. Lo formarán un mínimo de quince miembros y un máximo de veinticinco. Las funciones atribuidas son: asistir al Director en todas sus funciones y, muy especialmente, en el seguimiento de los trabajos (recepción, evaluación, aceptación), y en la definición de los contenidos y el estilo de la Revista (verificación y aplicación de las normas de presentación de originales, diseño, creación y orientación de las distintas secciones de la revista), vigilar el flujo de manuscritos y control, y vigilar que se cumplan las normas establecidas. Serán los responsables de la corrección de originales, revisión y corrección de abstracts, aspectos metodológicos y estilo del artículo.

 

El CONSEJO EDITORIAL se encargará de definir tirajes, formatos, colecciones, plataformas y estrategias de difusión a partir de un análisis objetivo y aumentar el impacto de sus productos entre el público especializado y la comunidad en general.

El CONSEJO EDITORIAL incorporará en el Programa Anual Editorial las obras que decida aprobar para su publicación. Informar y solicitar a la Subdirección de Asuntos Jurídicos su intervención en el caso de plagio de alguna obra legal que exista así como el apoyo para el trámite legal de los convenios y contratos de edición y coedición.

Establecer las políticas y prioridades para la publicación de los proyectos editoriales, tomando en cuenta los recursos presupuestales autorizados para cada ejercicio.

El CONSEJO EDITORIAL tendrá carácter permanente y sesionará dos veces al año o previa convocatoria por escrito firmada por la Director. Las convocatorias serán enviadas por medios escritos o electrónicos a los miembros permanentes cuando menos cinco días hábiles antes de la fecha propuesta para la sesión.

Invariablemente las convocatorias incluirán un orden del día con los asuntos a tratar durante la sesión y la documentación pertinente relacionada con los mismos. Los miembros permanentes podrán agregar temas al orden del día, que serán incorporados como “Asuntos Generales”.

Los acuerdos alcanzados durante las sesiones se asentarán en el acta respectiva, que consignará los nombres de los asistentes, los asuntos tratados y los acuerdos alcanzados.

Las actas de las sesiones serán firmadas por la Directora, el Subdirector y el Coordinador Editorial.

CONSEJO ASESOR: son quienes fungirán como árbitros de alto nivel y  quienes revisarán las reseñas y comentarios una vez leídos y aprobados en primera instancia por el Director y el Subdirector, en cuanto a contenido, redacción, forma, palabras clave, estructura de los resúmenes, adecuación del lenguaje utilizado.

 

En casos excepcionales, el Consejo Asesor será quien aprueba, en última instancia, la aceptación de un manuscrito y la composición de cada número.

Los miembros son nombrados por el Director, quien también tiene la potestad para revocarlos. Permanecerán en sus puestos en tanto no sean revocados o renuncien explícitamente a formar parte del mismo. Podrán formar parte del mismo, profesores universitarios e investigadores de reconocido prestigio, miembros de instituciones educativas o gubernamentales.

El Consejo Asesor es el órgano de consulta del CONSEJO EDITORIAL, tanto para el establecimiento de su política editorial como para analizar otros aspectos académicos y científicos relacionados con el funcionamiento y desarrollo de la publicación. Sus miembros, por lo tanto, deben ser profesionales de alto nivel, con conocimientos de las publicaciones científicas, de manera que puedan efectivamente asesorar al CONSEJO EDITORIAL.

Se espera que los miembros del Consejo Asesor cumplan alguna tarea de la Revista, al menos, una vez al año. Entre estas tareas pueden estar:

Adquirir el conocimiento necesario sobre la política editorial, las normas y los requisitos de la publicación.

Fungir como árbitros de oficio de alto nivel.

Tiene como funciones principales elaborar junto con el Director la estrategia científica de la Revista y la evaluación periódica de resultados, así como apoyar y orientar de manera conceptual y científica al Consejo Asesor.

Podrán actuar como dictaminadores de la Revista.

De las sesiones
Las sesiones del CONSEJO EDITORIAL para celebrarse deberán contar con la asistencia de la mayoría de sus integrantes; es decir el cincuenta por ciento más uno de ellos, entre los cuales deberá estar necesariamente la Directora y el Subdirector.

En caso de que no se pueda reunir el CONSEJO EDITORIAL, estos autorizan al Director, Subdirector y Coordinadora editorial a desahogar los asuntos que correspondan al CONSEJO, acatándose las decisiones que tomen.

Todos los asuntos que se presenten al CONSEJO deberán ser previamente conocidos por sus integrantes, por lo que cinco días hábiles antes de que se celebre la sesión del CONSEJO, se les hará llegar una carpeta con la información sobre los asuntos a revisar.

De las Convocatorias
Las sesiones del CONSEJO se realizarán mediante convocatoria por escrito (oficio o correo electrónico) del Director de la Revista, la cual deberá ser entregada a los  miembros del Comité al menos con cinco días hábiles de anticipación a la fecha de la  sesión que corresponda.

Todas las convocatorias a las sesiones del CONSEJO EDITORIAL incluirán el orden del día con los asuntos que se analizarán, así como el lugar, fecha y hora en que se llevará a cabo la sesión.

De los acuerdos
El registro y seguimiento de los acuerdos estará a cargo del o de los Secretarios Técnico del Consejo.

Cada participante, con base en la información presentada en el pleno de las sesiones, deberá emitir una “propuesta de acuerdo” que promueva la resolución positiva o negativa sobre los asuntos analizados, cada uno de los cuales será revisado por el CONSEJO a efecto de acordar en definitivo cuál quedará asentado en Acta.

Cualquier situación no considerada en los presentes estatutos, será resuelta por el CONSEJO EDITORIAL, en el marco de la legislación del Instituto de Investigaciones Jurídicas.