El Hoy No Circula. Quinto engomado

Publicado el 29 de abril de 2016

César Nava Escudero*
Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM,
cenavae@unam.mx

Quinto engomado: lo más absurdo y el recuerdo de Sir Winston Churchill. Lo más absurdo que he escuchado en las poco más de dos semanas que llevamos de ampliación del HNC (del 5 al 21 de abril), es que esta medida “está dando los resultados” esperados. Lo dijo precisamente el titular de la Semarnat en una entrevista por Radio Fórmula con Ciro Gómez Leyva el miércoles 20 de abril por la mañana. ¿Quién le pudo haber aconsejado que dijera semejante cosa? ¿Alguno de sus asesores o científicos orgánicos?

Al parecer, el parámetro que utilizó el titular de la Semarnat para decretar el éxito del HNC (en el que se restringe la circulación de todos los vehículos un día de la semana laboral, incluyendo los sábados, sin importar el holograma) es que en los quince días que lleva su aplicación (con excepción del 5 de abril en el que se rebasaron los 150 puntos IMECA) “no se ha vuelto a presentar ningún episodio de más de 150 IMECAS…”. Y para el secretario, eso “era justo de lo que se trataba este nuevo plan, de prevenir estos altos picos de ozono y hasta ahorita lo hemos realizado”.

Lo que quizá ya olvidó nuestro desmemoriado secretario, es que según la información disponible de los máximos diarios de concentración por ozono, esos “picos” se han presentado de manera muy esporádica últimamente. Por ejemplo, durante todo el año 2015 sólo se rebasaron los 150 puntos IMECA por ozono en 12 días, y eso sin tener HNC ampliado. O dicho de otro modo, de los 365 días del 2015, durante 353 días no ocurrió ningún episodio de más de 150 IMECAS, es decir, no se necesitó de un HNC draconiano para evitar o prevenir que se presentaran esos niveles de contaminación, que ocurrieron excepcionalmente sólo en doce ocasiones.

Precisando la información anterior, de esos doce días de 2015, solo cinco rebasaron ligeramente los niveles de concentración de 150 puntos IMECA. Así, los días y meses en los que se presentaron en alguna de las casetas atmosféricas tales niveles fueron el 3 de marzo con una concentración máxima de 160 puntos; el 8 de abril con 162; el 9 de abril con 169; el 4 de mayo con 153; el 5 de mayo con 160; el 9 de mayo con 165; el 10 de mayo con 153; el 19 de mayo con 152; el 10 de junio con 179; el 11 de junio con 154; el 14 de julio con 155; y el 4 de octubre con 176. Cabe mencionar que durante el 2015 sólo se activó en seis ocasiones la ahora extinta fase de precontingencia por ozono, y nunca se activó la Fase 1 del PCCA que comenzaba cuando se rebasaban los 180 puntos IMECA.

De manera tal, que no hay relación alguna entre el supuesto beneficio del HNC ampliado y la reducción del ozono por debajo de lo que ahora se considera un episodio crítico: más de 150 puntos IMECA.

Adicionalmente, se antoja sumamente extraño que el titular de la Semarnat hiciera un comentario como lo hemos descrito, con apenas unos cuantos días de implementado el programa. Es anticipado, meramente político. En todo caso, lo que verdaderamente resalta de la implementación del HNC ampliado es que, en sus escasos 16 o 17 días de vida, se ha observado que el mismo día de su inicio, el martes 5 de abril, se rebasaron los 150 puntos IMECA y se tuvo que activar para el miércoles 6 de abril la Fase I del PCAA. Aún más, en los días subsecuentes, en diversas ocasiones se alcanzaron niveles mucho muy cercanos a los 150 puntos IMECA, y casi todos por encima de los 140 puntos. Así, por ejemplo, en alguna caseta atmosférica se alcanzaron para el jueves 7 los 148 puntos; el viernes 8 los 149; y el sábado 9 los 145. El domingo 10 bajó a 130, pero para el miércoles 13 fue de 144 puntos. El domingo 17 se incrementó a 148, y los días 19, 20 y 21 comenzaron a caer lluvias muy fuertes (en algunas partes con granizo), y por lo tanto los niveles de contaminación disminuyeron considerablemente. No ha habido en estos últimos días esa poca humedad que los profetas de la CAMe predijeron.

De la disminución del tránsito vehicular, las autoridades federales y locales han hablando poco, pero se supone que al día dejan de circular 1.2 millones de vehículos. Si se estima que en la actualidad existen poco menos de 5.5 millones de vehículos, con la ampliación del HNC estarían circulando unos 4.2 millones. Este es más o menos el mismo número de vehículos que circulaban entre 2006 y 2008, cuando la velocidad promedio en las principales vías rápidas como Periférico y Viaducto era de 13 a 20 kms/hora. Con el reglamento de tránsito actual, y no obstante el incremento de segundos pisos y otras obras viales, es difícil pensar que el tránsito en la ZMVM haya mejorado con el HNC. De hecho, y como lo han venido informando los diferentes espacios noticieros, los congestionamientos viales continúan.

Las propuestas para verdaderamente mejorar la calidad del aire, y permitir una mejor movilidad en la ZMVM han sido, y seguirán siendo las mismas de siempre en muchos sentidos: detener el crecimiento urbano y poblacional; mejorar el transporte público ampliando las líneas del metro, los autobuses eléctricos y el metrobús; desincentivar el uso y propiedad de los autos particulares; restringir la circulación a camionetas; proteger el suelo de conservación; sustituir vehículos gubernamentales a gasolina por vehículos híbridos; dar estímulos fiscales a particulares para adquirir vehículos híbridos y eléctricos; combatir la corrupción y la impunidad; fortalecer las verificaciones ambientales; y ciertamente, hacer del HNC un programa tanto temporal y excepcional (solo el tiempo que dura la contingencia y no ridículamente de varias semanas), y por ende, correctivo.

No sólo es la salud lo que ahora preocupa o debe preocupar, sino la imposición de medidas draconianas y el autoritarismo florecientes de algunas autoridades federales y locales. Parece que con sus discursos, mensajes, acusaciones, y actos de autoridad, quieren acallar las voces críticas, descalificar a quienes interponer amparos, excluir a expertos y científicos no gobiernistas, y orillarnos a claudicar y rendirnos en la búsqueda de una ZMVM sin tanto megaproyecto ni tanto funcionario público ignorante, neófito, inepto, y corrupto.

Aprendimos desde hace mucho tiempo, algunos, es decir, los que aún tienen memoria, que la propaganda nazi tuvo un contrincante letal que acabó por derrotarla. Me refiero a una frase de Sir Winston Churchill pronunciada en uno de sus discursos en 1940: we shall never surrender.

NOTAS:
*Obtuvo el grado de doctor (PhD) en The London School of Economics and Political Science en 1998. Su tesis doctoral se publicó en 2001 por la editorial Ashgate, en Inglaterra, bajo el título de Urban environmental governance: comparing air quality management in London and Mexico City.




Formación electrónica: Luis Felipe Herrera M., BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia