Licencia biométrica, caja de pandora*

Publicado el 22 de agosto de 2013

Vanessa Díaz
Académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, especialista en biometría digital
vanediazrod@yahoo.com

La licencia biométrica que el gobierno del Estado de Sinaloa está expidiendo no sólo es violatoria al mandato Constitucional federal y abre la puerta a la criminalización de ciudadanos, como se ha dicho en Noroeste. En efecto, habría que establecer primero qué son los datos biométricos, su finalidad, sus ventajas y desventajas, los riesgos de la implementación de estos documentos y de las garantías que los ciudadanos tienen ante un robo de identidad, uso indebido o jackeo de las bases de datos biométricas.

El objetivo de los sistemas biométricos es la identificación (reconocimiento) o la autenticación (verificación) de los individuos conforme algunas características fisiológicas o morfológicas ¿Cómo funcionan los sistemas biométricos? Sólo hay de dos tipos: de reconocimiento y de verificación. Los de reconocimiento utilizan un dato y lo comparan con una lista o base de datos, el ejemplo más común son las bases criminales. Mientras que los sistemas biométricos de verificación sólo utilizan un dato comparándolo con el mismo dato previamente almacenado, como es el caso de las bases migratorias.

Cabe señalar que no todas las características fisiológicas y morfológicas por sí mismas son datos biométricos. En algunos casos, los sistemas biométricos de reconocimiento podrían necesitar dos o más datos biométricos. A lo anterior se le denomina sistemas de combinación biométrica; como ejemplos podemos señalar el tipo de sangre, el factor RH, el peso y la estatura. Considerando que el tipo de sangre por sí mismo no identifica a una persona específicamente; pero cuando se conjugan dos o más datos biométricos no hay margen de error, pues se autentifica y reconoce que esa persona, en efecto, es quien dice ser. Por ende, solicitar las 10 huellas dactilares (cada una de las huellas dactilares es diferente), el iris y el ADN es un exceso de información personal sensible para una licencia de conducir.

¿Cómo el gobierno de Sinaloa va asegurar la confidencialidad de datos biométricos? La mayoría de los países que utilizan documentos biométricos cuentan con leyes de protección de datos personales que regulan tanto al Estado como al sector privado, en serio. Cuentan con leyes sobre privacidad, leyes sobre bases de datos automatizadas o electrónicas e incluso sobre sistematización de la información y flujo transfronterizo de datos.

Si eso no fuera suficiente, en esos mismos países el robo, venta, acceso no autorizado a las bases de datos personales se encuentran tipificadas como delito grave, ligado a daño moral e indemnizaciones por estrés o daños sicológicos, ya que se puede llegar a perder la identidad. Recuperarla exige trámites burocráticos, pruebas médicas y legales. Y no digamos del nivel de ética pública, el cual es elevado y en cuanto a la inversión de tecnología para proteger la información contenida en diferentes bases de datos o en una sola base de datos es muy alta.

No cualquiera puede arreglar una falla técnica en el flujo o almacenamiento de información. El personal restringido para acceso a la base de datos es sometido a niveles altos de confianza y firma de contratos respecto a responsabilidad y sanciones por la violación de estos.

Las políticas de privacidad no están sujetas al ámbito político electoral y los órganos a cargo de la protección de datos personales y/o privacidad tienen facultades de sanción y vigilancia tanto para el sector privado como para el sector público.

Además, los datos biométricos contenidos en la licencia de conducir del estado de Sinaloa se almacenarán en las bases de datos criminales denominada Plataforma México. La Plataforma México contiene varias bases de datos biométricas de carácter criminal, y es utilizada para almacenar información criminal de varios países de Centro-América. Además, esta conectada en tiempo real a las bases de datos de INTERPOL y es interoperable con las bases de datos criminales de la zona Schengen y con el FBI. Sus datos podrían terminar en manos del FBI o en países como Lichtenstein o Malta o peor aún en Tepito o en cualquier mercado irregular.

Por tanto, la excesiva recolección de datos biométricos y el flujo  automatizado de la información biométrica a la que será sometida la información personal en una licencia de conducir violenta los artículos 6, 14 y 16 de la Constitución federal y el artículo 20 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

NOTAS:
* Se reproduce con autorización de la autora, publicado en Noroeste.com, el 16 de agosto de 2013

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia