La toga en el ejercicio profesional de la abogacía

Publicado el 16 de abril de 2015

Oscar Cruz Barney
Investigador en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM
@OCBARNEY
ocbarney@unam.mx

En los últimos años hemos estado trabajando arduamente en el restablecimiento de la colegiación obligatoria de la abogacía en México.  Ello nos llevará necesariamente a plantear algunos temas de importancia para el ejercicio de la abogacía como profesión jurídica y a las características que dicho ejercicio implica, como lo es el recuperar el uso de la toga por el abogado.

La toga es una vestimenta propia de la profesión de abogado, es la prenda profesional de los juristas. Si bien actualmente en México son los jueces tanto locales como federales, quienes la utilizan, lo hacen con diseños variados, y ciertamente ajenos a nuestra tradición en el uso de dicha prenda, y es a los abogados a quienes corresponde en primer lugar el portarla.

El origen de la toga en su forma actual la encontramos en el traje talar (porque llega a los talones) o “garnacha” (conforme al Diccionario de la lengua española: vestidura talar que usan los togados, con mangas y un sobrecuello grande, que cae desde los hombros a las espaldas).  Inicialmente una buena parte del alumnado que realizaba estudios de derecho fueron eclesiásticos, lo que llevaría a que el grupo de estudiantes de la ciencia jurídica y los juristas adoptaran como signo de distinción pública el traje talar propio de los eclesiásticos. Posteriormente se adoptaría la capa o toga con un cuello vuelto de gasa blanca al que se le denominaría golilla.1

Ya que los juicios se celebraban al aire libre, la toga consistía en un ropón que llegaba hasta el suelo y abrigaba al postulante.  La toga iba ceñida por la cintura con una cinta cosida que se ataba por delante, a la que se denomina “pretina” y fija por detrás al “halda” que era la misma tela que, formando pliegues, permitía ser extendida sobre la grupa cuando se montaba a caballo.

La “garnacha” llevaba sobre los hombros otra pieza, cuadrada, que se denomina “manta” o “mantón”, que permitía cubrir la cabeza a manera de protección del tiempo, que se conserva hasta el día de hoy, cosida por los hombros formando un escapulario de diferente tela, que puede ser de seda o no, brillante.

A la “garnacha” se le sobrepuso al frente una franja ancha de seda negra o bien de terciopelo negro, el denominado “palio” o “beca” cosida a cada borde de la apertura central que desde el cuello llega al borde inferior. En el virreinato, los corregidores letrados la llevaban a diferencia de los corregidores de capa y espada.

Desde tiempos de Felipe II se añadirán a los abogados del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid unos puños o “puñetas” de gasa blanca denominadas “golillos” o “vuelillos”.  Estas puñetas se confeccionan a mano y solían hacerlo las mujeres condenadas a prisión, de donde viene la expresión de “vete a hacer puñetas”.2

Cabe destacar que Alfonso X impuso la garnacha sin vuelilllos como prenda profesional de los juristas en las cortes de Jerez de la Frontera en abril de 1267.3 Hoy en día, los vuelillos quedaron reservados en España a los miembros de las juntas de gobierno de los Colegios de Abogados y a los jueces.

En México, desde 1772, los abogados mexicanos tienen el derecho a utilizar los vuelillos, conforme a la Real Cédula en que Su Magestad concede a los Abogados Seculares puedan usar bolillos blancos en las bocamangas, con el trage de Golilla. Actualmente, en las sesiones solemnes del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México se utilizan por su Junta Menor, su Junta de Honor y su membrecía.

Los diversos diseños que se utilizan por la judicatura en nuestro país son ajenos en diseño y origen a nuestra tradición, más parecidos a togas para graduaciones de escuela secundaria que prendas profesionales para el ejercicio del derecho.  Es sin duda recomendable que se recupere el diseño tradicional que nos corresponde como abogacía mexicana.

La toga es una prenda profesional; permite igualar en presencia a los profesionales del derecho en el foro, entre ellos y respecto al juez. Es una prenda que colabora en la dignificación del ejercicio profesional y que debe ser reinstalada para ser utilizada en el foro, tal como se hace en Brasil, Francia, Italia, España, Inglaterra, Turquía, etcétera.

Se trata de una prenda que ayuda, sí, a la dignificación profesional.

NOTAS:
1. Véase Barcia Lago, M., Abogacía y ciudadanía. Biografía de la abogacía ibérica, Madrid, Dykinson, 2007.
2. Idem.
3. Idem.

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia