Hacia una cultura democrática conversacional

Publicado el 3 de octubre de 2015

Yanet Méndez de la Cruz
Estudiante de derecho en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco,
yanetmndz@gmail.com

El concepto moderno del gobierno. Gobierno abierto es tener comunicación entre la sociedad y el gobierno, lo cual suscita una nueva alternativa para mejorar la democracia representativa, en donde la ciudadanía pueda participar, colaborar y tener acceso a información pública, y los funcionarios puedan rendir cuentas, de esta manera se obliga al poder a abrirse a la inspección pública; lo fuerza a explicar y justificar sus actos.1

En todo ámbito jurídico los principios son indudablemente lo más importante, sirven tanto para ser fundamentos en aquello donde se sustenta el funcionamiento de algo determinado, como para interpretar diferentes vacíos legales. En el gobierno abierto, sus principios, es decir, los pilares en los que se sustenta son la transparencia, la participación y la colaboración. Ahora, apoyándose en estos pilares que soportan al nuevo concepto de gobierno, propicia una nueva cultura democrática conversacional2 que consiste en que haya un diálogo entre el pueblo y los entes públicos. Puesto que la democracia representativa ya no puede cumplir con los nuevos requisitos que exige el gobierno abierto, como uno de esto es que sean ciudadanos atentos a la vida política en los ámbitos federales, estatales y locales, y que podría considerarse el más importante, ya que de esta manera podría hacerse valer el artículo 39 constitucional, que da el derecho soberano al pueblo de cambiar la forma de gobierno, y que a la letra dice: “la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

Entonces surge la necesidad de hacer un cambio en la estructura de la gobernanza de antaño: en donde, por diferentes razones, la ciudadanía está aislada de la toma de decisiones en la vida política del país.

Por lo anterior, la ciudadanía debe despertar de ese conformismo y apatía que tiene sobre la vida política del país, comenzar a participar y trabajar en propuestas y soluciones para poder cumplir con las expectativas del gobierno abierto. Claramente, también debe haber un cambio en el gobierno y éste debe apoyarse en las tecnologías de información y comunicación (TIC). Como se ha visto, la tecnología ha dado pasos gigantes y la sociedad está conectada todo el tiempo a través Internet: ahora es una sociedad de la información. Internet coadyuvará para lograr un avance de la cultura democrática representativa —la que actualmente no ha podido ser ni democrática, ni representativa— a una cultura democrática conversacional y participativa.

Por lo tanto, se debe entender que al dialogar con el gobierno a través de las páginas de Internet se están buscando también propuestas de mejoras. Esto contribuirá a tener un cambio hacia la transición democrática conversacional, asimismo, ayudará a lograr un gobierno que abra los datos gubernamentales y pida a sus ciudadanos participación y colaboración para la solución de los diferentes problemas que se presentan en la sociedad y en un país como México, que se ha visto afectado por la corrupción de los entes públicos en los distintos ámbitos donde se manejan recursos públicos.

A su vez, gobierno abierto es un cambio importante a la manera en que el sistema representativo ha gobernado, ya que al tener una ciudadanía que no cuestiona y no exige rendición de cuentas, y por las razones antes mencionadas, el gobierno no ha tenido la necesidad de transparentar los gastos públicos, situación que da paso a la corrupción. Ahora se abren nuevas oportunidades —para todos los ciudadanos que se encuentran en desconfianza con las instituciones— a través de la transparencia y rendición de cuentas, y algo también importante será el cambio de cultura que se logrará no sólo en el ámbito político, sino también en el ámbito social. Este será un largo camino, pero se obtendrán buenos resultados.

NOTAS:
1. Schedler, Andreas, ¿Qué es la rendición de cuentas?, Cuadernos de Transparencia, núm. 3, http://inicio.ifai.org.mx/Publicaciones/cuadernillo3.pdf.
2. Varios autores, La promesa del gobierno abierto, ITAIP, www.itaip.gob.mx.



Formación electrónica: Luis F. Herrera M., BJV

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia