¿Investigar, para qué?

Publicado el 18 de marzo de 2016

Víctor Manuel Rangel Cortés
Doctor en derecho por la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la
Universidad Nacional Autónoma de México
vmrc1982@yahoo.com.mx

Investigar o elaborar una tesis no debe verse como un simple proceso para la obtención de un grado. Sin duda es algo mucho más profundo que eso. Implica la adquisición y, en su caso, la creación de un nuevo conocimiento.

Todos investigamos. Desde que somos pequeños lo hacemos. Si observas a un bebé te darás cuenta de que es un investigador por excelencia. Estos seres diminutos todo lo investigan y cuando aprenden a comunicarse todo preguntan sin pena alguna.

Otro sujeto que es un investigador nato es la típica señora conocedora de la vida de todos los integrantes del vecindario. Este individuo parte de un elemento básico en el proceso de investigación, la duda y la observación.

A esta mujer, le causa duda por qué el marido de la señora de la casa 13 llega a las once de la noche todos los viernes; le provoca curiosidad saber por qué otra vecina sale a trabajar por las tardes. La duda la hace ir a investigar las razones de estos actos; va desde el planteamiento de una hipótesis hasta el desarrollo de una serie de argumentos e inferencias para finalizar con sus conclusiones. Pero eso no es todo, va más allá y publica los resultados obtenidos.

Tú mismo seguro habrás realizado alguna investigación.

Cuando tuviste tu primera novia, te planteaste el objetivo de que ella se convirtiera en tu pareja. Luego te proyectaste la hipótesis de que te diría que sí. Una vez convencido de todos esos planteamientos, experimentaste y fuiste a preguntarle si deseaba ser tu novia. Si te dijo que sí, entonces comprobaste la hipótesis. Si por el contrario te dijo que no, entonces lo más lógico es que hayas replanteado tu metodología para conquistarla.

Como ves, la investigación se hace prácticamente a diario y en diversos ámbitos de la vida.

En particular, para un abogado es importante la investigación y el uso de la metodología. Por ejemplo, el órgano que todo el tiempo lleva a cabo indagatorias es el Ministerio Público. A partir de un hecho, lleva a cabo diversos actos para comprobar si se trata de la comisión de un delito.

Un litigante también, o por lo menos así debería hacerlo. La realidad es que la mayoría de las veces cuando se redacta una demanda o se planea un interrogatorio, muchos abogados no tienen el cuidado para realizar un proyecto de cómo van a realizar esas actividades.

Qué pasaría si antes de hacer una demanda primero planteas tus objetivos y especificas una hipótesis para comprobar. Qué pasaría si haces lo mismo cuando vas a una audiencia en donde tendrás que hacer un interrogatorio.

Lo primero es que sabrás a dónde tienes que llegar con tu demanda o tus preguntas. Derivado de ello, tendrás la certeza exacta de qué pruebas vas a presentar y para qué. Lo mismo sucede con tus argumentos y otras actuaciones. Sin duda tu trabajo será mejor, más profesional.

Cuando somos estudiantes, es común que tengamos la idea de que hacer la tesis es un simple requisito para obtener el título. Es una lástima pensar de ese modo. Hacer tu tesis te puede llevar a dominar un tema en particular y concretar todo lo que aprendiste en las diferentes clases, esto incluye el desarrollo de la argumentación.

La investigación jurídica te puede llevar a la resolución de dudas que, posiblemente, hoy ni siquiera tengas porque no has profundizado en ciertos temas. Por ejemplo, te has preguntado qué clase de Constitución Política tiene México. Casi estoy seguro de que la respuesta es que sí sabes; sin embargo, tu solución está basada en lo que algún profesor te dijo, pero ¿será verdad?

No te resultaría interesante saber que la economía y la política tienen influencia en el contenido de las leyes.

Hoy día, el abogado debe preocuparse por conocer su entorno, de estar en contacto otras disciplinas que permitan un mejor desempeño en otros ámbitos de la vida. Hacer las cosas con metodología, sin lugar a dudas ayuda.

Aristóteles decía: “Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo”.

Así que la importancia de hacer investigación jurídica es generar conocimiento a partir de la resolución metodológica de dudas, o sea, objetos de estudio.

Recuerda, si la señora de la cuadra investiga todo el tiempo y, además, lo hace con pasión, si cuando resolviste tu hipótesis de que una chica sería tu novia, lo hiciste con amor y sobre todo con pasión. Pues con mayor razón realiza tu tesis de esa misma manera.




Formación electrónica: Luis Felipe Herrera M., BJV

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia