Las ranas pidiendo rey1

Publicado el 6 de noviembre de 2019


John Ackerman

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM,
email ackerman@unam.mx
bloggerJOHN M. ACKERMAN
twitter
@JohnMAckerman

El diálogo circular establecido por el Presidente de la República la semana pasada con los medios de comunicación sobre el operativo de Culiacán marca un antes y un después respecto de la relación entre el poder público y la sociedad civil. Nunca en la historia de México habíamos tenido un jefe de Estado y comandante supremo de las fuerzas armadas tan abierto a la crítica pública y dispuesto a la autocrítica institucional.

La verdadera rendición de cuentas implica no sólo informar, sino también dialogar con la sociedad y los medios de comunicación. Y un auténtico estadista, además de difundir sus victorias y logros, también transparenta y corrige sus errores.

Durante tres mañanas seguidas, Andrés Manuel López Obrador reunió públicamente a su gabinete de seguridad frente a los medios de comunicación para que los altos mandos del Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad Pública informaran con minucioso detalle sobre los pormenores del operativo del pasado 17 de octubre donde se intentó detener a Ovidio Guzmán. En cada sesión, los medios de comunicación tuvieron amplio espacio para preguntar, recibir respuestas e incluso interpelar directamente a las autoridades. El Presidente también contó con plena libertad de expresión para desmentir rumores y noticias falsas, así como invitar a los medios a realizar su trabajo con responsabilidad y honor a la verdad.

Existe una diferencia abismal entre este ejercicio democrático y la conferencia de prensa encabezada por Jesús Murillo Karam, en enero de 2015, en que el entonces procurador general de la República quiso imponer su verdad histórica con respecto al caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y remató con su famoso: No más preguntas, ya me cansé. Aquel encuentro con los medios evidenció la incapacidad y el cinismo del gobierno autoritario encabezado por Enrique Peña Nieto. En contraste, el diálogo de la semana pasada en Palacio Nacional confirmó la plena apertura y la enorme solidez del gobierno actual.

Sin embargo, como las ranas de Esopo frente a su nuevo rey, en lugar de valorar el nuevo estado de las cosas, la mayor parte de los periodistas y medios de comunicación prefieren burlarse y lanzarse contra López Obrador. Añoran los tiempos del rey serpiente que con su enorme fuerza los devora vivos antes de que puedan siquiera opinar. Como la prensa golpista durante la Revolución Mexicana, muchos periodistas de hoymuerden la mano a quien les quitó el bozal, como acertadamente nos ha recordado el Presidente de la República.

La extraña divulgación tardía de las declaraciones del general Carlos Demetrio Gaytán Ochoa la semana pasada enturbió aún más la situación política del país. “En la actualidad vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran –resentimiento”, señaló el General Gaytán durante su discurso en un desayuno con mandos militares celebrado el 22 de octubre. “Fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con que hoy se conduce al país”, remató quien fungió como subsecretario de Defensa y jefe del Estado Mayor de la Sedena durante el sexenio de Felipe Calderón.

Afortunadamente estas declaraciones temerarias, que buscan generar el escenario para un eventual golpe de Estado no han tenido eco dentro de las fuerzas castrenses. La disciplina militar se encuentra plenamente intacta y al servicio del proyecto de transformación político y social encabezado por López Obrador.

El hecho de que un general apapachado por el viejo régimen exprese su inconformidad con la nueva política de paz, justicia y derechos humanos indica que vamos avanzando precisamente por el sendero correcto. Los dichos del general Gaytán tienen la misma relevancia que las mentiras de Carlos Loret de Mola o los inventos de Vicente Fox.

En general, hasta los adversarios más aguerridos de la Cuarta Transformación saben muy bien que derrocar por la fuerza a un Presidente con tanto prestigio público y legitimidad popular como López Obrador generaría un contexto de inestabilidad e ingobernabilidad sin paragón en la historia reciente del país. Las movilizaciones recientes en Ecuador y Chile serían poca cosa comparadas con el enorme levantamiento popular que surgiría en defensa del presidente López Obrador.


NOTAS:
1 Se reproduce con autorización del autor, publicado en Proceso, el 4 de noviembre de 2019.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ilayali G. Labrada Gutiérrez

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia