Buscadores de la Verdad1

Publicado el 17 de enero de 2020

José Dávalos Morales
Profesor de Derecho Laboral en la Facultad de Derecho de la UNAM,
email josedavalosmorales@yahoo.com.mx

La comunicación humana es una forma esencial para vivir en sociedad. Por eso el periodista es capaz de expresar y compartir la vedad, el bien y la belleza, es capaz de contar su propia experiencia y describir el mundo, construyendo la memoria y la comprensión de los acontecimientos.

El periodista como custodio de las noticias, consciente de su función de comunicador social se mantiene lejos de la tentación de quemar las noticias, porque siempre busca la verdad y se ocupa de buscar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal.

Consciente de que la sociedad actual vive inmersa en la comunicación cada vez más veloz y dentro del sistema digital, por eso el periodista está atento al fenómeno de las noticias falsas, inclinación que mantiene en alerta al periodista que hace un esfuerzo común para descubrir el valor periodístico y la responsabilidad de cada uno en la comunicación de la verdad.

Dar cabida a datos inexistentes o distorsionados, que tienen como finalidad engañar o manipular al lector para alcanzar determinados objetivos, influenciar las decisiones políticas u obtener ganancias económicas. Esa finalidad de las Fake news, que tienen la capacidad de hacer aparecer las mentiras como verosímiles y plausibles, captan la atención de los destinatarios poniendo el acento en perjuicios extendidos dentro de un tejido social apoyándose en emociones fáciles de suscitar como el ansia, el desprecio, la rabia y la frustración.

La dificultad para desenmascarar las noticias falsas se debe al hecho de que la gente con frecuencia interactúa dentro de ambientes digitales homogéneos e impenetrables a perspectivas y opiniones diversas. El resultado de esa lógica de desinformación en lugar de realizar una sana comparación con otras fuentes de información, podría poner en discusión positivamente los prejuicios y abrir un diálogo constructivo. El propósito es desacreditar a otro, presentarlo como enemigo, lo que favorece a los conflictos.

El antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad, es dejar que salgan a la luz cosas oscuras, la verdad tiene que ver con la vida entera, esto es en lo que uno se puede apoyar para no caer. Buscar la verdad liberando la falsedad y buscando la relación. La verdad no se alcanza cuando se impone, brota de relaciones libres entre las personas, escuchándose recíprocamente.


NOTAS:
1 Se reproduce con autorización de el autor, publicado en La Prensa, el 11 de enero de 2020.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ilayali G. Labrada Gutiérrez

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia