La protección de las personas con discapacidad en el constitucionalismo brasileño

Publicado el 24 de enero de 2020

André Luiz Pereira Spinieli
Estudiante de Máster en Derecho por la Universidad
Estadual Paulista (Brasil)
emailspinieliandre@gmail.com

Si bien la Constitución Federal brasileña de 1988 es objeto de numerosas críticas doctrinales, debe reconocerse que ha logrado un progreso significativo en la inclusión social de las personas con discapacidad, al tiempo que satisface la demanda social de diversas formas de accesibilidad, entre ellas la arquitectura, la comunicacional, tecnológica, instrumental, metodológica, programática y actitudinal, dado que las dificultades encontradas por las personas con discapacidad duraron siglos y nunca dejaron de existir. En el caso de Brasil, las personas con discapacidad han sido consideradas durante mucho tiempo personas en la categoría más pobre y desprotegida del país.

Para el profesor brasileño Luiz Alberto Araújo David, el texto constitucional fue correcto y feliz de abordar el tema de la discapacidad desde el momento en que se le centró bajo la garantía del principio de igualdad, expresado en varias disposiciones constitucionales (A proteção constitucional das pessoas portadoras de deficiência, 2a. ed. Brasília, CORDE, 1997, p. 49). Además de la regla general de igualdad, el legislador constituyente ha optado por enfatizar la regla de igualdad para las personas con discapacidad al introducir disposiciones específicas sobre el modo de admisión al trabajo e incluso prohibir cualquier forma de discriminación salarial y al agregar la aplicación de un principio según el cual, en caso de duda, la persona con discapacidad debería ser incluida socialmente (in dubio pro inclusión).

A partir del siglo XX, y en adelante, particularmente en los años setenta, la sociedad en general comienza a planificar una mayor conciencia y avanzar hacia el logro de una conciencia social positiva hacia las personas con discapacidad, creando el modelo social de tratar a las personas en el grupo en cuestión.

De acuerdo con los fundamentos del modelo social, la lógica de verificación de la discapacidad adoptada hasta ahora se invierte por completo y las causas de la discapacidad no se buscan en el cuerpo del individuo, como antes, sino en las barreras sociales impuestas a los discapacitados, que desde entonces dependen muchas más acciones relacionadas con el cambio del entorno en el que operan. Esto significa que ya no se trata de que la persona con discapacidad tenga el deber de adaptarse al entorno en el que lleva a cabo sus actividades, sino que, por el contrario, dado que existe una especie de inversión de la carga, este deber pertenece a la sociedad, que deben adaptar los lugares para garantizar la interacción social de los discapacitados a fin de satisfacer sus necesidades más básicas, como el derecho a ir y venir o el derecho al trabajo y al ocio.

La consagración de este modelo representa la inauguración de otra forma de abordar las dificultades de las personas con discapacidad, en la que la sociedad no sólo desea, sino que también certifica legalmente los medios para promover la inclusión social de las personas con discapacidad en las formas de vida comunes de todas las personas.

Es cierto que llevar el modelo social a la superficie en última instancia crea una mayor emancipación para los discapacitados, a fin de tener un mayor acceso a los derechos fundamentales, en particular los derechos sociales, como los derechos de accesibilidad —especialmente los arquitectónicos, que constituyen una garantía básica y reconocida desde hace mucho tiempo en la ley brasileña—, de ir y venir y acceso a la salud, con énfasis en el derecho a la rehabilitación y la salud de calidad, y el derecho al trabajo, que requieren adaptaciones para que las personas con discapacidad puedan hacer ejercicio de sus derechos fundamentales y que el modelo social corrige dicho problema al proporcionar la posibilidad a la sociedad misma de aliarse con los discapacitados para hacer realidad sus derechos.

Vale la pena mencionar que el foco de atención de la Constitución Federal de 1988 está muy relacionado con la formación de una ciudadanía consciente en materia de derechos humanos y, sobre todo, de ciudadanos que saben respetar la existencia de diferentes personas que viven en el mismo contexto social, en honor al llamado “derecho a la diferencia”. Con este sesgo constitucional se puede decir que el documento valoraba el tratamiento de la discapacidad con la debida naturalidad, a fin de proporcionar un ambiente que sea mínimamente acogedor en todos los aspectos, incluidos los preceptos morales y materiales, como la accesibilidad misma, que presenta varias facetas, a saber: arquitectónicas, culturales, de transporte, comunicaciones y actitudinales.

En este sentido, la contribución de José Luiz Ragazzi y Luiz Alberto David Araújo es importante, diciendo que “nosotros (personas no discapacitadas) también tenemos el derecho de poder vivir con diferentes personas, con diferentes problemas, para aprender a ser más tolerantes; saber comportarse frente a las diferencias; saber que son superables a partir de una experiencia afectiva y conjunta” (“A proteção constitucional das pessoas portadoras de deficiência”, Revista do Advogado, São Paulo, v. 27, n. 95, diciembre de 2007, pp. 46-47).

Además, se recuerda que el constituyente no logró conceptualizar a la “persona con discapacidad”, dejándolo al deseo del intérprete, quien ciertamente debería utilizar una noción sistemática de la Constitución Federal para dibujar al menos un bosquejo de lo que se entiende por discapacidad, según sea el caso. 1 El concepto fue realmente lento para ingresar al sistema legal nacional, que se realizó sólo con el advenimiento de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y el llamado Estatuto de Discapacidad, también llamado la “Ley de Inclusión Brasileña”, de 2015.

El constituyente ha mostrado preocupación por los discapacitados, garantizándoles derechos nunca antes previstos en ningún documento constitucional existente en la historia de Brasil. Además, la protección específica de las personas con discapacidad tiene un carácter pedagógico al reforzar otros ideales previstos en el texto constitucional, como las ideas de erradicar los prejuicios y la discriminación para construir una sociedad libre, justa y solidaria, y el mandamiento ético-legal de la igualdad de ciudadanos.

Conscientes de este movimiento de constitucionalización de los derechos de las personas con discapacidad, José Luiz Ragazzi y Luiz Alberto David Araújo explican que “...la preocupación del constituyente de 1988 no se limitó a la inclusión de principios inclusivos. A lo largo del texto, hubo la preocupación por atender a las minorías, los excluidos, tratando finalmente, por reglas, de evitar que los grupos queden excluidos del proceso social” (ibidem, pp. 43-44).

La filosofía de inclusión social se convierte en uno de los paradigmas del texto constitucional del nuevo ordenamiento jurídico brasileño, inaugurado en 1998, siendo explícito en varios temas que integran a las personas con discapacidad y otros grupos vulnerables, como quilombolas, indígenas, niños y adolescentes y mujeres. La mayoría de los derechos que pueden clasificarse como pertenecientes a quienes valoran la inclusión social están relacionados con los derechos sociales, que son eminentemente, pero no exclusivamente, prestacionales.

Es así como se puede decir que la existencia de los derechos sociales necesariamente presupone la existencia de los derechos humanos, con énfasis en el respeto a la dignidad de la persona humana y también en el deber social, legal y político de garantizar la igualdad material entre los miembros de un entorno social dado.

Según Bühring, es posible deducir, desde el punto de vista del constituyente brasileño, que la construcción de la Constitución Federal tomó en consideración y reconoció, bajo la nomenclatura “derechos sociales”, un conjunto de derechos bastante heterogéneo y amplio, para traer los derechos estrictamente sociales, es decir, el texto constitucional ha establecido derechos que parecen ser de naturaleza puramente utilitaria, doctrinalmente referidos como “positivos”, y otros que abordan la dimensión negativa de la abstención estatal, los “derechos de defensa” o “defensivo” (Bühring, Márcia Andréa, “Direito social: proibição de retrocesso e dever de progressão”, Revista Direito & Justiça, v. 41, n. 1, enero-junio de 2015, p. 57).

Con el objetivo de construir una sociedad que respete la diversidad, las organizaciones internacionales, acompañadas por la sociedad civil organizada, comienzan los esfuerzos para construir un movimiento de inclusión social, cuyo propósito era desarrollar una sociedad que de hecho albergó a todas las personas.

Dice Romeu Sassaki que la inclusión social se inspira en nuevos principios que surgen directamente de la praxis, a saber, la celebración de las diferencias, el derecho a pertenecer, la solidaridad humanitaria, la importancia de las minorías, la calidad de la ciudadanía y la apreciación de diversidad humana (Sassaki, Romeu Kazumi, Inclusão: construindo uma sociedade para todos, 3a. ed., Rio de Janeiro, Editora WVA, 1999, p. 50). La inclusión social de las personas con discapacidad puede entenderse como un proceso mediante el cual la sociedad se adapta, tanto en el sentido de la conciencia como en los problemas de accesibilidad, para incluir a las personas en este grupo, incluidas aquellas que se preparan para asumir sus roles en la sociedad.

La inclusión no puede considerarse un proceso unidireccional, sino un proceso bidireccional, ya que hay dos actores: las personas con discapacidad y la sociedad, deben cambiar.

Dada la introducción de esta corriente de pensamiento en la sociedad brasileña, se puede ver que la Constitución Federal no presentó falta de armonía, ya que trajo el reconocimiento de varios derechos a las personas con discapacidad y reforzó las normas que conciernen a la dignidad de la persona humana y el principio de igualdad, que actúan como parámetros para el buen desarrollo de una política pública dirigida a las personas del grupo en cuestión. Esto no quiere decir que el desafío de la inclusión social de las personas con discapacidad haya terminado porque, aunque existen disposiciones constitucionales incesantes para defender al grupo, todavía existen problemas sociales, especialmente barreras y dificultades, que obstaculizan o anulan la plena inclusión social de las personas con discapacidad, especialmente en relación con la accesibilidad arquitectónica, objeto de este trabajo, que hace imposible el uso pleno de los espacios públicos y privados, con seguridad y autonomía.

Por lo tanto, se puede decir que la más clara de las protecciones específicas lanzadas por el legislador constituyente a favor de las personas con discapacidad fue el derecho a la accesibilidad, tal como está expresamente consagrado en el artículo 227, § 2, de la Constitución Federal, que determina que los edificios de uso público y los vehículos de transporte público tendrán al menos accesibilidad arquitectónica. Por otro lado, el hecho es que los edificios públicos, como foros, oficinas de agencias públicas y otras modalidades, aún carecen de accesibilidad arquitectónica, no siendo raras las oportunidades en que el servicio de fiscalía u otro legítimo para llevar a cabo su propia acción ingrese con dicho instrumento legal con miras a proporcionar mejores condiciones para las personas con discapacidad y garantizar el pleno cumplimiento de los requisitos constitucionales.


NOTAS:
1 Como explicaron Olney Queiroz Assis y Lafaiete Pussoli (1992, p. 238), “...vale la pena señalar que las normas constitucionales son genéricas, a menudo no excepcionales, porque tienen la intención de contemplar el género y no sólo un cierto tipo de discapacidad”. Esto significa que el constituyente, al sacar a la luz importantes avances en la defensa legal de las personas con discapacidad, eliminando aún más el tema de los dominios específicos de las ciencias sociales en general, ha esbozado los derechos de las personas con discapacidad, sin especificar qué serían sus aplicaciones en relación con cada tipo de discapacidad. Esta sistematización que relaciona la ley con el modo de discapacidad se llevó a cabo a partir de la Ley núm. 13.146, de 2015, que contiene algunos artículos que abordan específicamente a un grupo de discapacitados, como está presente en el artículo 63, § 3º, que reserva un porcentaje del diez por ciento (10%) de las computadoras con funciones de accesibilidad para personas con discapacidad visual en los cibercafés.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ilayali G. Labrada Gutiérrez

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia