La “coronacrisis” y el discurso punitivista: desinformación sobre la criminalidad en Brasil

Publicado el 18 de junio de 2020

André Luiz Pereira Spinieli
Estudiante de Máster en Derecho, Universidad Estadual Paulista (Brasil)
email spinieliandre@gmail.com

Los temas relacionados con la lucha contra el crimen y el avance de la protección social a través de la seguridad pública ocupan un lugar destacado en el discurso político puesto en práctica en la sociedad brasileña contemporánea. Brasil, como país perteneciente al bloque latinoamericano, comparte problemas similares con otros Estados, especialmente con respecto a su existencia en un contexto marcado por estrictas desigualdades sociales, que afectan más profundamente a las personas clasificadas en situaciones de vulnerabilidad, considerándolos así quienes están expuestos a riesgos notables y experimentan una mayor asistencia, impotencia y seguridad frente al clima natural o social. La sensación de desigualdad de estos grupos vulnerables en relación con los hegemónicos es más evidente por la ocurrencia de crisis estructurales, lo que, en consecuencia, aumenta la sensación de inseguridad y emergencia en respuesta a sus demandas.

Con el advenimiento de la pandemia de COVID-19 y la confirmación de los primeros casos del virus en Brasil se introdujo un debate significativo en la agenda pública brasileña que consistió en la toma de decisiones judiciales y administrativas sobre la liberación o no de personas en situación de encarcelamiento, debido a la gran posibilidad de contagio rápido y mortal dentro de las cárceles. El efecto social inaugural del virus en el país pudo verificarse poco después de la observación empírica de los primeros contagios, una situación en la que se informaron varios casos de rebeliones en centros penitenciarios y escapes de detenidos, especialmente en el estado de São Paulo, el más afectado por este fenómeno. Desde entonces, con la entrada en vigor de medidas para implementar cambios institucionales en los centros penitenciarios en vista de la necesidad de combatir la pandemia, sectores considerados más conservadores en la sociedad brasileña han comenzado a difundir noticias e información en el sentido de que, con la liberación de los encarcelados, habría un aumento desproporcionado e incontrolable en las tasas de criminalidad.

Por lo tanto, el propósito de este comentario es precisamente hacer consideraciones y tratar de disipar la falacia que se ha instalado en la sociedad brasileña: que la liberación de prisioneros, debido al gran riesgo de contagio por el coronavirus, está directamente relacionada con un posible aumento en los niveles de delitos practicados en el territorio nacional. Antes de entrar en esta discusión adecuadamente vale la pena recordar que Brasil sufre fallas crónicas en la realización de los propósitos legales, criminales y sociales del sistema penitenciario, que se deben a varios factores, entre los cuales se destacan las tasas de hacinamiento, las condiciones infrahumanas y la estructura de higiene, salud y arquitectura de las celdas y otras instalaciones penitenciarias.

Brasil es reconocido por ser uno de los países con las tasas de encarcelamiento más altas del mundo, sólo por detrás de territorios geográficamente más grandes y más poblados. Según la última recopilación de datos del Departamento Penitenciario Nacional, un organismo vinculado al Ministerio de Justicia de Brasil, en junio de 2019, Brasil tiene más de setecientos cincuenta mil prisioneros en su sistema penitenciario, de los cuales aproximadamente doscientos cincuenta mil son arrestados y en espera de condena penal. Además de estos datos, que se consideran más urgentes, se puede verificar lo siguiente:

Tabla 1. Situación de la prisión brasileña en 2019, dividida en categoría de preso, número de
presos y porcentaje en relación con el sistema total

tabla1

En este sentido, una de las críticas que se está construyendo frente a la situación actual del sistema penitenciario brasileño, que tiene un notorio déficit de vacantes frente a la población encarcelada, está relacionada con el punitivismo selectivo. Recientemente, en diciembre de 2019, entró en vigencia el llamado “paquete anticrimen”, propuesto por el ex ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, que debe caracterizarse como un complejo de normas legales que apuntan a reformar la política criminal y la seguridad pública adoptada hasta ahora por Brasil, que ofrece una propuesta conservadora para aumentar el punitivismo basado en la exasperación de las sanciones penales, la lucha severa contra la corrupción, el crimen organizado y los delitos considerados más graves en el campo del derecho penal brasileño.

En realidad, la filosofía presentada por la nueva legislación se basa en el fortalecimiento de las bases punitivas del derecho penal nacional, que tiene como principio la necesidad de combatir las prácticas criminales más graves y la elección de enemigos del Estado brasileño.

Los procesos de encarcelamiento masivo puestos en práctica en la sociedad brasileña están basados principalmente en una ideología punitiva que asocia el hacinamiento de la prisión con un mal necesario. La prisión como mecanismo para la reintegración social se vuelve defectuosa en la medida en que se introducen instrumentos en la legislación que tienen como objetivo hacer posible la diferencia y la vulnerabilidad de los grupos al margen de la sociedad, como las personas privadas de libertad. Por lo tanto, el encarcelamiento como mecanismo para la reintegración social y el reconocimiento de una persona bajo la ley es una contradicción que no tiene ninguna razón dentro de la relación entre el Estado y el individuo. La ola de encarcelamientos en el país, en los últimos años, ha llevado a la clasificación del sistema penitenciario como un “estado de cosas inconstitucional”, debido a un contexto fáctico de violación sistemática de los derechos fundamentales y el fracaso absoluto de las políticas públicas.

No hay duda de que es demasiado pronto para demostrar con precisión la magnitud del daño y las pérdidas que la pandemia dejará en los sistemas de salud y seguridad pública, dada la aparición de los epicentros de la enfermedad sólo de marzo y abril de este año. Sin embargo, también es cierto que la condición de las personas encarceladas ha sido poco discutida en el país, así como todo el posible colapso del sistema de seguridad pública, cuyo deber es tener en cuenta que esto no es exactamente una “guerra contra el crimen”, pero un instante de misión humanitaria. Ciertamente, la atención se centra principalmente en la situación del sistema de salud, que está sobrecargado, dado el crecimiento gradual de los casos en Brasil.

Desde el comienzo de la pandemia en el país ha habido un aumento en los casos de violencia doméstica y familiar contra las mujeres o fraude en la venta de productos antisépticos. No existe una relación directa y clara entre la práctica de estos crímenes y aquellos que son dados de baja del sistema penitenciario y que se benefician de las medidas adoptadas en cada estado de la Federación. Además, se han tomado medidas en todo el país para evitar el acceso de los visitantes, miembros de la familia o defensores procesales, a las personas que están en prisión, de manera similar a otros países, como Estados Unidos, que presentó más de cuatrocientos casos de prisioneros infectados. Sin embargo, una encuesta realizada por el Departamento Penitenciario Nacional durante marzo de 2020 observó más de 100 casos de personas encarceladas que tenían síntomas similares a los del coronavirus. La siguiente disposición de datos permite verificar esta situación provisional en el país:

Tabla 2. Casos sospechosos de COVID-19 relacionados con personas en prisión en Brasil

tabla2

Brasil todavía tiene pocos casos confirmados de contaminados y asesinados por el coronavirus que pertenecen al sistema penitenciario. Aunque un número selecto de detenidos se ha beneficiado de las decisiones judiciales y administrativas que llevaron a su liberación debido al empeoramiento de la pandemia en el país, el discurso punitivo reaparece como una justificación para mantener prisioneros dentro de los centros penitenciarios. En el aspecto narrativo del punitivismo brasileño, todavía hay segmentos sociales, dentro del movimiento conservador en sí, que van más allá del revés de la liberación de prisioneros y adoptan un diálogo manifiestamente “necropolítico”, para usar la expresión de Achille Mbembe. En otras palabras, significa decir que busca una dimensión en la que la pedagogía de la crueldad se convierta en una estrategia para la reproducción del sistema punitivo.

En Río de Janeiro, una de las ciudades más violentas del país, ya ha habido una reducción del 35% en el número de homicidios durante la cuarentena, mientras que los delitos contra la propiedad, el robo, por ejemplo, sufrieron una disminución de aproximadamente 28.6%. Por lo tanto, en realidad, no hay datos oficiales que confirmen con certeza que hubo un aumento en las tasas de criminalidad después de la liberación de detenidos bajo el COVID-19 ni que los crímenes que ocurren son cometidos por estos agentes. La publicación de noticias y discursos que no prueban empíricamente una relación directa entre el aumento de la delincuencia y la liberación de prisioneros debido a la posibilidad de contaminación se ha convertido en un argumento meramente retórico de una instancia social, incluso presente en la esfera gubernamental, que valora el punitivismo masivo.



Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia