Percepción social de los profesionales del derecho: los chistes sobre los abogados

Publicado el 3 de julio de 2020


Hernán Alejandro Olano García
Vicerrector de la Universidad La Gran Colombia y director del Grupo de
Investigación en Historia de las Instituciones y DDHH “Diego de Torres y
Moyachoque, Cacique de Turmequé” del Colegio Jurídico y de Ciencias Sociales
en la Institución Universitaria Colegios de Colombia – UNICOC
emailhernanolano@gmail.com

Mi madre fue mi primera profesora de derecho:

Derecho administrativo: “No sales sin mi permiso”.

Derecho civil: “Es tu problema y a ver cómo lo arreglas”.

Derecho mercantil: “¿Dónde está el cambio del mandado que hiciste?”.

Derecho penal: “No sales y YA”.

Derecho ambiental: “Deja en paz a la matita, qué no tienes otra cosa que hacer”.

Derecho fiscal: “Aquí falta un dinero que dejé en la mesa, ¿quién lo tomó?”.

Derecho constitucional: “Aquí La única que manda y grita, soy YO”.

Derecho electoral: “Tú no tienes ni voz ni voto en esta casa, cuando tengas la tuya decides”.

Derecho comparado: “Me vale si la mamá de tu amigo le dio permiso, pero de esta casa tú no sales”.

Derecho laboral: “Deja de estarte haciendo tonto solo y ponte a limpiar tu cuarto”.

Derecho canónico: “Ni aunque venga Jesucristo, le abres la puerta”.

Derecho natural: “Porque lo digo yo, y te callas”.
Derecho aduanero: “Allá afuera tú respondes, pero a mi casa la respetas”.

Derecho internacional: “Te comes todo lo que hice, los niños de Biafra ya quisieran ese plato de comida”.
Amparo: “Ni el Tribunal Supremo de Justicia te va a salvar de la paliza que te voy a dar, ahorita verás”.

Derecho de propiedad intelectual: “¿Quién rompió estoooooooooo?”.

Gracias, madre, por iniciar desde temprano mi formación jurídica.

*****

Un abogado se compra un BMW y sale a mostrárselo a los otros abogados en el tribunal. Llega y se estaciona sobre la derecha, abre la puerta y en ese momento pasa un camión y le arranca la puerta. El abogado se baja y empieza a maldecir como un loco. Agarra su teléfono celular y llama a la policía, que llega muy pronto.

Comienza otra vez con las palabrotas:

— ¡Mi coche recién sacado del concesionario! ¡Este animal, bestia!, me arranca la puerta!

Sigue así hasta que el policía le dice:

— Pero señor, ¿cómo puede ser usted tan materialista?, ¿no se ha dado cuenta que el camión, cuando se llevó la puerta, también le arranco el brazo desde el codo?

El abogado se mira el muñón atónito y dice:

— ¡Nooo! ¿Dónde está mi Rólex?

*****

¿Cómo se sabe cuándo un abogado está mintiendo? –Cuando sus labios se mueven.

*****

¿Acusado, por qué contradice usted su primera versión? –Porque mi abogado me ha convencido de mi inocencia.

*****

Cada sector de la sociedad tiene su función diferente con respecto a las leyes.

— Los diputados y senadores: las crean.

— El presidente de la nación: las promulga.

— Los jueces: las interpretan y las aplican.

— Los ciudadanos: las ignoran.

— Los abogados: las adaptan a cada caso, realizando una versión libre.

*****

Durante una audiencia en el juzgado se genera una disputa y el fiscal le grita al abogado defensor: “Usted es un ladrón”. El defensor le contesta al fiscal: “Y usted es un vendido.” Y el juez concluye: “Ya que las partes se han presentado correctamente, sigamos con la audiencia”.

*****

Ante el notario: “¿Y cuántos SOMOS los herederos?”, pregunta el abogado.

*****

Un señor va al médico de urgencia y le pregunta:

“¿Doctor, doctor, mi hijo se acaba de comer un puñado de tierra, será que puede morir?”. El doctor responde: “No, mi señor, mi abogado se comió mi finca enterita y no le pasó nada”.

*****

Se dice que los abogados somos los herederos que el donatario nunca conoció.

*****

Daniel, joven y empeñoso abogado, sabía que heredaría una fortuna cuando su padre enfermo muriese. Pensando en que también quedaría solo decidió que precisaba una mujer acorde a su autovaloración y para hacer de ella su gran compañera. Esa noche fue al bar de la ciudad, donde se juntaba lo más granado del foro local. Se fijó en una colega, la más bonita que jamás había visto. Su belleza natural era la admiración de todos los concurrentes. Él se arrimó y le dijo:

— “Puedo parecer un abogado común, pero en pocos meses mi padre va a morir y heredaré 20 millones de dólares. ¿Quieres venir conmigo a mi casa?... llegar a ser mi mujer”. Impresionada la hermosa y brillante abogada, aquella noche fue a la casa con Daniel... Y tres días después... ¡se transformó en su madrastra!

Moraleja: los abogados pueden ser muy hábiles, pero las abogadas, además, son mujeres.

*****

Durante un juicio por corrupción política, el fiscal interroga al testigo:

— ¿Es cierto que usted recibió una cantidad muy importante de dinero para obstruir la investigación?

El testigo con la mirada perdida se mantenía en silencio. El fiscal creyendo que no le había oído repite la pregunta:

— ¿No es cierto que usted recibió una cantidad muy importante de dinero para obstruir la investigación? El testigo con la mirada perdida seguía en silencio. Finalmente el juez se dirige al testigo:

— Por favor, responda a la pregunta.

— ¡Oh!, perdón, creí que el fiscal se dirigía a usted, señor juez.

*****

En un juicio dice el fiscal: “Miren al acusado, su mirada turbia, su frente estrecha, sus ojos hundidos, su apariencia siniestra”.

Y el acusado interrumpe: “Pero bueno, ¿me van a juzgar por asesino o por feo?”.

*****

El invierno pasado fue tan frío que vi pasar a un abogado con las manos en sus propios bolsillos.

*****

¿Qué diferencia hay entre un abogado y un cuervo? Que uno es un animal de rapiña, vive de la carroña, de la basura y de lo ajeno. Acecha a sus víctimas y, cuando se descuidan, ataca. Primero le come los ojos y después termina de destrozarla... y el otro es un inocente pajarito negro.

¿Sabes cómo salvar a un abogado que se está ahogando? Quitando tu pie de su cara.

*****

Dos abogados se citan para comer. Uno se atrasa:

— ¿Qué te pasó?
— No me hables, pisé un biberón y se me pinchó un neumático.

— ¿No viste el biberón en la carretera?

— No, el maldito bebé lo llevaba debajo de su mantita.

*****

Se encuentran dos abogados y uno le dice al otro:

— ¿Vamos a tomar algo?

— ¿De quién?

*****

Durante un juicio, el abogado se dirige a un testigo que estaba interrogando y le dice:

— Usted parece ser una persona bastante honesta. A lo que el testigo contesta:

— Gracias, si no estuviera bajo juramento, le devolvería el cumplido.

*****

¿En qué se parecen un abogado y un plátano?

En que ninguno es derecho.

*****

¿Por qué los tiburones no atacan a los abogados?

Por cortesía profesional.

*****

¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un vampiro?

Que el vampiro te chupa la sangre sólo de noche.

*****

¿Cuál es el color de coche ideal para un abogado?

Gris rata y con tapizados color vino.

*****

Estaba un abogado tomando el sol, llega una señora y le pregunta:

— “¿Qué hace, abogado?

Éste le responde:

— “Robándole unos rayos al sol”.

— “Usted siempre trabajando, verdad abogado”.

*****

¿Por qué en el correo no hay estampillas con imágenes de abogados?

Porque la gente no sabría de qué lado escupirlas.

*****

¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un balde de desperdicios?

El balde.

*****

¿Por qué uno no se atreve a atropellar con el auto a un abogado que va en bicicleta?

Porque la bicicleta podría ser la de uno.

*****

¿Qué es un abogado?

Un político en su etapa larval.

*****

Una persona llega al estudio del abogado más caro de la ciudad, y al entrar le dice:

— “Sé que usted es un abogado muy caro, pero por $1.000. ¿Puedo hacerle dos preguntas?”.

El abogado responde:

— “Claro, ¿cuál es la segunda?”.

*****

Un cliente llama al estudio de su abogado y dice:

— “Quisiera hablar con el doctor”.

La secretaria, apesadumbrada, contesta:

— “Lo siento mucho, no será posible. El doctor murió”.

El cliente corta y diez minutos después, en una nueva comunicación, pregunta:

— “¿Puedo hablar con el doctor?”

La secretaria informa nuevamente:

— “Lo siento mucho, no será posible. El doctor murió”. Poco después, nuevamente, el mismo cliente llama y solicita:

— “Quiero hablar con el doctor”.

La secretaria, irritada, contesta:

— “Estimado señor, usted ya llamó tres veces y ya le dije que el abogado murió. ¿Por qué insiste?”

— ¡¡¡Ah!!!! —exclama el cliente— ¡¡¡es que me causa tanto placer oír esto!!!

*****

Las tres preguntas más utilizadas por un abogado:

1. ¿Tiene usted dinero?

2. ¿Puede conseguir más?

3. ¿Tiene algo que pueda vender?

*****

¿Sabes cuál es la diferencia entre jueces de primera instancia y los de segunda?

Los primeros piensan que son Dios, los otros están seguros.

*****

Un respetable profesor de derecho les dice a sus alumnos: “Recuerden muchachos, lo más importante cuando se es abogado es saber que algunos casos se ganan y otros se pierden, pero en todos los casos se cobra”.

*****

Un campesino pasa frente a una lápida que dice:

“Aquí yace un abogado, un hombre honrado, un hombre íntegro”. El campesino se persigna y dice asustado: “¡Virgen santísima, enterraron a tres hombres en la misma fosa!”.

*****

Se encontraba Moisés leyendo a su pueblo los mandamientos: “Noveno mandamiento: No desear la mujer del prójimo”. A lo cual se oye la protesta general del pueblo.

Moisés aclara: “Eso dice la ley, esperemos a ver qué dice la jurisprudencia de la Corte Constitucional”.

*****

Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:

— Me separé de mi esposa.

— No me digas, ¿y cómo hicieron?

— Con un abogado, él nos ayudó a realizar la repartición de los bienes.

— ¿Y tus hijos?

— Muy fácil, decidimos que el que se quedara con más dinero se quedaba con los niños.

— ¿Y quién se quedó con ellos?

— El abogado.

*****

Método del gato para determinar la clase de abogado con que se negocia: coloque un gato sobre el escritorio. Si el gato sale corriendo, ese abogado es un perro. En cambio, si el gato se lanza contra el abogado es porque es una rata.

*****

Un grupo terrorista se apodera del Palacio de Justicia. Liberan a todas las personas menos a los 500 abogados que estaban en ese momento en los juzgados y cortes de apelaciones. Entonces exigen 10 millones de dólares y los medios para escaparse a un lugar seguro. De lo contrario comenzarán a soltarlos de uno en uno... vivos.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia