Seguridad social para gente abandonada1

Publicado el 31 de agosto de 2020

José Dávalos Morales
Exdirector de la Facultad de Derecho de la UNAM, profesor de Derecho del Trabajo
email josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Cuesta mucho pensarlo, mucho más dinero costará hacerlo. Pero México tiene que hacer algo por los trabajadores autónomos, y lo que es más, por la gente abandonada que no tiene casa, no tiene comida, no tiene que vestir. Son millones de gente a la que el país tiene que extender su cobija para protegerla.

Que la gente que no tiene salario acuda a una oficina de gobierno manejada honestamente y con rapidez de urgencia para que se le brinde ayuda elemental, por ejemplo de un salario mínimo, para que tenga lo necesario para llevarse un pan a la boca, con mayor razón si tiene familia.

No estamos invocando una forma para dar amparo a vagos y mal vivientes. Esta oficina que se cree, que muy bien puede depender del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), encontrará la forma de dar la ayuda a quien verdaderamente la necesita. Me estoy refiriendo a una forma de solidaridad social con la gente en extrema pobreza que muere de hambre y de frío en la calle.

Sin banderías políticas perfectamente esta gente puede recibir un plato de comida caliente. De esta manera quitaríamos el espectáculo bochornoso que nos golpea en la cara cuando vemos a niños y a ancianos, a gente de todas las edades, buscando en la calle comida en los recipientes de basura.

52 y medio millones de pobres y 9 millones y medio de personas en pobreza extrema (Cifras tomadas de informes del CENEVAL, Concejo Nacional de Evaluación de la Política y Desarrollo Social) es la realidad de nuestro país. Los 9 y medio millones en pobreza extrema son personas que carecen de comida, de vivienda y de vestido, que es la gran dolencia de México.

Las autoridades con la colaboración de tantos mexicanos de buena voluntad podrán organizar formas de dar alimentación a esa gente, que ahora no tiene que comer. También las autoridades con la colaboración de tantos mexicanos que desean colaborar podrán darles ropa. Y en espacios desocupados pueden organizar formas para que encuentren descanso en la noche.

Estas posibilidades de ayuda se pueden organizar a través del IMSS. Es una forma de solidaridad humana en la que muchos mexicanos estarán dispuestos a colaborar.


NOTAS:
1 Se reproduce con autorización de el autor, publicado en Pulso Político, el 23 de agosto de 2020.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia