Temas relevantes de la República romana

Publicado el 8 de septiembre de 2020


Adriana Berrueco García

Investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM,
email adriana_berrueco@yahoo.com.mx

La finalidad de este artículo es proporcionar una visión panorámica y ágil de una parte de la historia mundial que debe ser analizada y comprendida por los estudiantes de la carrera de derecho, dentro de la asignatura “Derecho Romano I”. Esta etapa es sobresaliente, porque en ella tomaron forma instituciones jurídicas y políticas que han sido inspiración de múltiples naciones y que sobreviven en la actualidad.

A partir del 510 a. C. se inicia este periodo histórico, en el cual las funciones que antiguamente ejercieron los reyes se distribuyeron en diferentes órganos y magistraturas, tema que se aborda en la parte final de este artículo. La etapa republicana de Roma también se caracterizó por importantes acontecimientos militares y políticos que influyeron en varios cambios del ámbito jurídico, que a continuación se enuncian en forma breve.

Hubo una serie de rebeliones de los plebeyos que culminaron en logros sobresalientes, como la creación del tribunado de la plebe, la autorización del matrimonio entre patricios y plebeyos, y la creación de las Doce Tablas, que fue la primera legislación escrita de Roma (este conjunto de normas logró dar certidumbre jurídica a la colectividad).

En la era republicana de Roma se realizaron grandes conquistas territoriales, lo que trajo aparejado una mezcla de costumbres e ideas que fueron absorbidas por el derecho romano; de igual forma, la economía se fortaleció por el trabajo realizado por la enorme masa de esclavos que adquirían los romanos. Parte importante de esta expansión territorial fueron las guerras púnicas, de Roma contra Cartago; la última se verificó en el 146 a. C., resultando vencedora Roma. En el 147 a. C., Grecia quedó bajo el control romano. De enorme importancia fue la actividad guerrera y política de Julio César, quien del 58 al 51 a. C. realizó acciones militares hasta conquistar las Galias (este territorio comprende en la actualidad Francia y los Países Bajos), además de invadir el sur de Inglaterra.

Por otra parte, se registraron rebeliones de los esclavos, siendo la más importante la encabezada por Espartaco en el 71 a. C., la cual finalmente fue derrotada. En el rubro de las reivindicaciones sociales tuvo verificativo un conjunto de revueltas por el intento de los hermanos Graco (tribunos de la plebe) de repartir los terrenos que conformaban el ager publicus entre la plebe romana. La llamada Revolución de los Graco fracasó debido a que se impusieron los latifundistas (en el 121 a. C.).

La República romana concluyó al tener como jefe político a Octavio Augusto, quien fue sobrino de Julio César. El régimen de Octavio abarcó el periodo comprendido entre el 30 a. C. y el 14 d. C.

Distribución de las funciones públicas

En este apartado tomamos como base la información transmitida por el romanista Guillermo Floris Margadant, quien explicó lo siguiente:

En la etapa republicana, el rey fue sustituido por el pontífice máximo en sus funciones religiosas.

El censor nombraba a los senadores; el Senado se completaba cada cinco años por decisión de los censores; éstos también podían excluir del Senado a los integrantes que se consideraran de conducta inmoral.

Los cónsules eran dos ciudadanos romanos, quienes ejercían el cargo durante un año; cada uno podía paralizar la actividad del otro mediante la intercessio. Sus funciones eran:

— El mando militar.
— Facultades financieras.
— La coercitio o función policiaca.
— La iurisdictio o facultad de dirigir la administración de justicia.
— El ius agendi cum populo o derecho de hacer proposiciones a los comicios.
— El ius agendi cum senatu o derecho de pedir la opinión del Senado.

El conjunto de estas facultades se denominaba imperium; su símbolo era de origen etrusco; su imagen era el hacha con varas (haces o fasces).

Los comicios por centuria eran los encargados de las elecciones y la votación de proyectos de ley. Por su parte, los comicios por curia se dedicaban a los asuntos administrativos.

Se crearon los comicios por tribu, en los cuales los ciudadanos se agrupaban de acuerdo con el domicilio del paterfamilias, para efectuar las elecciones, inicialmente de los funcionarios religiosos. Sin embargo, a partir del siglo IV a. C., los comicios por tribu sustituyeron a los comicios por centuria en lo referente a la labor legislativa.

El dictador era el titular de una magistratura extraordinaria que se ponía en práctica durante los tiempos de emergencia que hicieran peligrar la existencia de Roma. Sus facultades eran ilimitadas y la duración máxima de la gestión de un dictador era de seis meses.

El Senado continuó funcionando y sus integrantes ejercían su cargo de manera vitalicia; cada cinco años se incorporaban nuevos miembros designados por el censor. En esta fase se permitió que los plebeyos pudieran ascender a senadores (llamados conscripti) y solamente tenían derecho a votar, pero no tenían voz.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia