Factores exógenos que promueven que los adolescentes se encuentren en conflicto con la ley

Publicado el 28 de mayo de 2021

Mariana Rincón Rodríguez
Licenciatura en Psicología, Universidad Marista, San Luis Potosí
email maryrincon_98@hotmail.com

Definiré, primero, lo que entendemos como los factores exógenos que promueven que adolescentes se encuentren en conflicto con la ley. Entendemos los factores exógenos como aquellos factores que vienen determinados por lo que es la interacción del individuo con el entorno; es decir, los factores que tienen su origen en los eventos externos. Ahora que entendemos lo que son los factores exógenos, vamos a ver cómo es que éstos afectan en las conductas que promueven que los adolescentes se encuentren en conflicto con la ley. Dentro de la historia de la conducta antisocial en adolescentes existen y conocemos diferentes factores que afectan dentro de ésta. Factores que entendemos como la disfunción parental o familiar, lo que son las deficiencias educativas, la asociación con pares antisociales y el abuso de sustancias son algunos de los cuales podemos considerar relevantes en el aspecto de factores exógenos con este tipo de conductas. Asimismo, en este artículo desarrollaremos la manera en la que estos factores afectan y cómo es que se ven dentro de las conductas adolescentes.

Los adolescentes en conflicto con la ley son aquellos que se encuentran entre los 12 y menos de los 18 años que son sujetos al sistema de justicia por la existencia de una sospecha en la que ellos han participado o han cometido algún probable delito. La Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes (LNSIJPA) tiene como objetivo reglamentar el proceso penal de adolescentes, y exige del Estado evaluar toda decisión que afecte la vida del adolescente, considerando las características, necesidades, circunstancias, y también el contexto en el que se encuentre el individuo. La LNSIJPA realiza esta evaluación con el fin de que se logren aplicar medidas que garanticen el ejercicio de los derechos humanos. La Encuesta Nacional de Adolescentes en el Sistema de Justicia Penal (ENASJUP), elaborada por la INEGI, nos demuestra de una manera general cuantos adolescentes se encuentran en conflicto con la ley, por qué delitos y qué medida de sanción se les impone. En el 2017 esta encuesta arrojó que 6,891 adolescentes se encontraban en conflicto con la ley, y nos menciona que la gran mayoría fueron hombres, aproximadamente un 96%, y el otro 4% mujeres. Los delitos que más se cometieron en el mismo año fueron: robo, quienes de esos 6,891 adolescentes juzgados por la ley, 2,175 llevaron a cabo este delito, y el segundo fue el homicidio, junto con la violación sexual. El numero de presos que cometieron estos delitos fue de 1,800.

La delincuencia es una situación asocial de la conducta humana y en el fondo una ruptura de la posibilidad normal de la relación interpersonal. El delincuente no nace, como pretendía Lombroso según sus teorías antropométricas o algunos criminólogos constitucionalistas germanos; el delincuente es un producto del genotipo humano que se ha maleado por un mal ambiente familiar y social. Puede considerarse al delincuente más bien que un psicópata un sociópata. Para llegar a esa sociopatía se parte de una inadaptación familiar, escolar o social.1

haga manifiesta depende de diversos agentes que influyen en el desarrollo del mismo. Dentro de este articulo se consideran algunos factores secundarios a estas conductas, como las malas compañías, el trabajo inadecuado, el estar deambulando callejeramente y la desocupación. Estos factores secundarios nos dan a entender que no son tan determinantes, pero que de igual manera con éstos se puede provocar una conducta delictiva si se encuentra el individuo ante una susceptibilidad o carácter antisocial. “Winnicott vinculó la delincuencia con lo que el llamaba la «falta de vida hogareña», y en función de la problemática familiar, el menos antisocial, apela a la sociedad en lugar de recurrir a la propia familia o a la escuela para que le proporcione la estabilidad que necesita”. 2

Entrando en contexto con los factores exógenos, vemos que no hay simplemente un factor que afecte lo que son estas conductas, existen los factores familiares, los ambientales, los sociales, evidentemente los factores individuales, pero de igual manera existe el factor económico.

Como factor familiar, sabemos que la familia es de suma importancia. En el artículo sobre delincuencia juvenil, Jésica nos comenta consideraciones que se deben de tener para poder ofrecer mejores condiciones para un desarrollo sano, y aquí las vamos a citar. Las familias que plantean problemas en la evolución afectiva de los hijos. Entre los jóvenes con problemas de delincuencia existen abundantes sujetos con un grupo familiar gravemente alterado, tales como el alcoholismo, abandono del padre o de la madre, así como las drogas. Las familias con dificultades en los procesos de identificación, ya que en muchas familias cuando el joven llega a la adolescencia sufre cambios en su vida, y si el padre o la madre no tiene un carácter apacible o es excesivamente inimitable, pueden tener consecuencias graves. Con las familias con fracasos educativos se ve la falta de bases no económicas sino educativas, que hacen que el joven no sienta afición por la formación, aunque esto siempre ha sido tema de debate, ya que, por otro lado, está la familia con nivel educativo bajo que espera que sus hijos alcancen lo que ellos no pudieron conseguir.

Relacionado con el factor ambiental y relacional, Jésica comenta que no es por azar que la delincuencia sea crónica en unos sectores, crítica en otros y esporádica en algunos más. Una gran parte de las problemáticas de delincuencia juvenil está relacionada y ligada con la historia del sector en el que se produce. Que los jóvenes se vean sometidos a tan grande violencia en la que viven conforme a su desarrollo es preocupante. Como vimos, varios autores psicológicos mencionan que debido a una falta de apoyo familiar los adolescentes recurren a lo que es su segundo ambiente. Recurren a los círculos en lo que ellos están acostumbrados a desarrollarse, y que tales círculos sean conflictivos hará la diferencia y será un problema.

Dentro de este factor ambiental y relacional podemos incluir lo que es el factor social, pero también el económico. La carencia del medio familiar, y de igual manera el medio escolar, libera lo que es una agresividad desarrollada. En cuanto a lo que es el factor económico, podemos considerar que los actos delictivos pueden ser desencadenados por una necesidad básica. Por una falta a esa necesidad básica. El que se encuentren las personas como estadística, la mayoría del 70% de los adolescentes en conflicto con la ley procedan de recursos económicos bajos. Los tipos de actos delictivos más cometidos, como habíamos visto, eran los robos. Con esta estadística ya establecida, considero que los adolescentes pueden realizar estos actos por dos motivaciones: la primera y la más importante es que la mayoría realiza estos actos por necesidad, por la necesidad tanto de ellos como de su familia; el no poder contar con los recursos básicos y necesarios para poder, de cierta manera, sobrevivir. La segunda motivación que creo que puede ocurrir son las relaciones que mantienen los adolescentes con su grupo de amistades. El que puedan ser parte de un grupo social, el poder sentir esa necesidad de pertenencia. “Existe cierta tendencia a la relación entre las variables de insuficiente situación económica de la familia con ausencia de apoyo familiar en los adolescentes acusados por robo”. Es importante reconocer que el contexto de violencia impacta en los adolescentes. El que se enfrenten a situaciones de violencia y vulnerabilidad implican factores de riesgo ante un adolescente que comete este tipo de actos.

Existen, entonces, diferentes factores, que llamamos exógenos, que afectan la conducta de los adolescentes y que promueven que éstos se en encuentren en conflicto con la ley. Hay tanto factores familiares como sociales, económicos e individuales. La deficiencia en cada una de estas áreas afecta de una manera significativa a lo que es la conducta del adolescente. Los adolescentes acusados de actos delictivos presentan condiciones más negativas en lo que es su contexto familiar y social. Los factores familiares con la delincuencia son considerados los primeros condicionantes a las mismas acciones delictivas. Así, sabemos que en la actividad delictiva juvenil no podemos considerar un solo factor; se considera lo que es multifactorial.

Referencias

Domínguez, J., “Delincuencia juvenil; la función paterna como soporte de la ley”, Universidad de Aconcagua, 2013.

Izquierdo, M., Sociedad violenta: un reto para todos, Madrid, San Pablo, 1999.

Jiménez Ornelas, R., “La delincuencia juvenil: fenómeno de la sociedad actual”, Papeles de Población, núm. 043, enero-marzo de 2005.

Salazar Estrada, J., “Factores asociados a la delincuencia en adolescentes de Guadalajara, Jalisco”, SciELO, 2011.

Sitios de interés:

https://www.gestiopolis.com/factores-exogenos-como-causa-de-delito/.

http://revista.cleu.edu.mx/new/descargas/1902/Articulo11_factores-criminogeneos-y-expresiones-de-la-delincuencia-juvenil.pdf.

https://observatorio-de-prisiones.documenta.org.mx/archivos/4947#:~:text=Las%20personas%20adolescentes%20en%20conflicto,o%20cometido%20un%20probable%20delito.&text=Se%20encontraban%206%20891%20adolescentes%20en%20el%20Sistema%20de%20Justicia%20Penal.


NOTAS:
1 Izquierdo, M.,Sociedad violenta: un reto para todos, Madrid, San Pablo, 1999, p. 45.
2 Salazar Estrada, J., “Factores asociados a la delincuencia en adolescentes de Guadalajara, Jalisco”, SciELO, 2011.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia