Relevancia de la tortura psicológica en la violación de los derechos humanos: la
catálisis de una humanidad traumatizada en su razonamiento moral

Publicado el 28 de mayo de 2021

Andrea Berenice Saucedo Saavedra
Licenciatura en Psicología, Universidad Marista, San Luis Potosí,
con la asesoría de Josué Yael de León Cervantes
email 29170245@umaslp.maristas.edu.mx

Estimando que los conceptos de libertad, justicia y paz en el mundo poseen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca, aportando derechos inalienables en la humanidad, la relevancia de la tortura psicológica brilla por su ausencia en su reconocimiento como factor desencadénate en la creciente falta de razonamiento moral social actual.

Entenderemos, con ayuda del artículo 1o. de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (1987), la definición de tortura como

…todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia.

Tomando esto en consideración, podemos profundizar en el daño psicológico de las personas que por medios agresivos los condujeron hacia una posición de indefensión extrema, la impotencia en sentirse incapaces de evidenciarla, de materializar sus secuelas, el deterioro inminente de sus funciones cognitivas, emocionales y conductuales que terminan por desintegrar su personalidad; sin contar con la visible impunidad añadida a la que serán sometidas en el deficiente sistema de procuración, que termina por negar o minimizar su dolor, sin darse cuenta que esto termina por desgarrar el tejido social del que es parte el individuo.

De esta manera se da génesis a un trauma psicosocial, y bien nos dice Levine, 1 el trauma es la causa más evitada, ignorada, negada, peor comprendida y menos tratada del sufrimiento humano. En la actualidad contamos con comunidades enteras, llenas de individuos, pero no personas; entendiendo el concepto de persona, según Viktor Frankl, como sujetos en goce de autonomía, libertad, responsabilidad con sentido de comunidad y trascendencia; ya que la tortura recrea un ambiente represivo donde abunda la inseguridad generalizada con terror, desconfianza, una voluntad quebrada y una catálisis deficitaria de razonamiento moral en el comportamiento social.

A saber, que las personas desde edad temprana construimos el dominio moral a partir de las situaciones de relevancia ética, con preocupación genuina por el bienestar de los demás y la justicia, 2 creamos juicios en variación subjetiva implicados en la acción. En otras palabras, el dominio moral se adecua según la acción percibida por la persona en búsqueda de la recuperación de su equilibrio en determinadas circunstancias. Teniendo personas con profunda desconfianza hacia la autoridad que pensaron que velaría por su interés, pero fueron traicionadas, no están en condiciones que generar razonamientos congruentes en sentido comunitario, mucho menos de trascendencia hacia un bien común.

¿Cómo se espera crear personas justas sin comportarse de manera igualitaria con las mismas? En definitiva, la relevancia de la tortura psicológica va más allá de lo jurídico, entra en el tejido social en el que se basan el accionar con conciencia moral de la sociedad. Al evidenciarlo y denunciarlo ante los responsables de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se valida la experiencia de las personas; al ampliar su tipificación e investigación se comienza a crear un marco de acciones preventivas contra la incidencia, un sostén que sirve para crea la experiencia emocional correctiva que alienta el cambio y la esperanza futura de tener un sistema de justicia que les permita dignificar nuevamente sus vidas, eliminando la impunidad, efectuando optimas y eficaces sanciones ya no sólo como materia política o de seguridad, también como materia de salud pública. Se necesita reconstruir la red de apoyo que se creía perdida en comunidad.

Referencias

Levine, P., Sanar el trauma. Un programa pionero para restaurar la sabiduría de tu cuerpo, España, Neo Person, 2012.

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Convención contra la Tortura, artículo 1o., 1987, disponible en: https://www.ohchr.org/sp/ (fecha de consulta: 18 de abril de 2021).

Turiel, E., Thedevelopment of Morality, en Damon, W. y Eisenberg N. (eds.), Handbook of Child, 1998.


NOTAS:
1 Levine, P., Sanar el trauma. Un programa pionero para restaurar la sabiduría de tu cuerpo, España, Neo Person, 2012.
2 Turiel, E., Thedevelopment of Morality, en Damon, W. y Eisenberg N. (eds.), Handbook of Child, 1998.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia