La masculinidad frágil y cómo la cultura del “macho” afecta a los hombres mexicanos

Publicado el 7 de junio de 2021

Oscar Gutiérrez Medina
Licenciatura en Psicología, Universidad Marista, San Luis Potosí
email29140248@umaslp.maristas.edu.mx

Con este artículo se busca explicar cómo una masculinidad tóxica y frágil afecta a la sociedad mexicana, sobre todo a la psicoeducación en los hombres con toda esta cultura del “macho” que ha existido por generaciones en nuestro país. Para iniciar, necesito explicar qué es la masculinidad y qué es el machismo, que considero son dos términos que se relacionan mucho con este tema. Luis Bobino definió la masculinidad como un constructo social, menciona que: “resultante de la organización patriarcal y de dominio masculino en las relaciones de género está compuesta por un conjunto de valores, definiciones, creencias y significados sobre el ser, deber ser y no ser varón, pero sobre todo, de su estatus en relación a las mujeres”. Y el machismo es, según la RAE: “Actitud de prepotencia de los varones respecto a las mujeres” o una “forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”.

El problema con el machismo es que nos afecta a todos como sociedad, pero principalmente a las mujeres. Y de igual forma, es importante resaltar que no sólo los hombres pueden ser machistas, esto es algo que tanto hombres como mujeres hacen y experimentan a sus maneras.

Como ya fue mencionado, tanto la masculinidad como la feminidad son constructos sociales que se han ido definiendo por siglos y generaciones por la sociedad y creencias de cada época. El asunto con la masculinidad es que siempre ha exigido ciertas conductas y reglas en los varones, provocando una actitud tóxica, violenta, agresiva y, sobre todo, machista en las mujeres.

A los hombres se les pide ser fuertes, capaces de todo, invencibles, y que ellos son quienes traen todo el sustento en la familia. No se les tiene permitido expresar sus sentimientos, llorar, reconocer la belleza en otro hombre o reflejar cariño entre ellos mismos.

Todo esto, y con el pasar de los años, provoca la evolución y creación de distintas masculinidades, pero en este caso se hablará específicamente de la famosa masculinidad frágil.

¿Qué es la masculinidad frágil? Es esa masculinidad que hace a los varones tratar de esconder sus emociones, hacerse fuertes ocultando sentimientos de miedo, angustia, debilidad o inseguridad al sentirse vulnerables. 1 Esto se lleva al grado de prohibir prendas de color rosa, o como ya fue mencionado antes, el poder decir que otro hombre es guapo o incluso dar o recibir un beso de ellos. Y el problema principal de una masculinidad frágil es que lleva al hombre a pensar que actuar o pensar como una mujer lo hace, de cierta manera, menos hombre.

¿Cómo afecta esto a los varones del país? Los principales problemas son estas exigencias a los hombres que provocan altos niveles de estrés y los hacen mucho más propensos a ser agresivos. Se ha investigado que los hombres con una buena masculinidad no resuelta son mayores víctimas de asaltos o robos más violentos, y esto es debido a esa “necesidad” de demostrar su hombría y que son capaces de defenderse a sí mismos; se tiene esta creencia de que los robos y asaltos son una violación y una amenaza a su masculinidad.

El manual de psicoterapia breve nos dice:

Los problemas de autoestima aparecen con mayor frecuencia en hombres involucrados en tales delitos violentos, que en las mujeres. Culturalmente, aún se espera que los hombres sean fuertes, que peleen y se defiendan a sí mismos. Si un hombre fracasa en hacerlo cuando se le ataca, como es posible y con frecuencia, sucede; está propenso a sufrir cierta depreciación en su autoimagen.2

El libro El machismo invisible… 3 nos habla de como el machismo está tan interiorizado en la sociedad y como somos víctimas y victimarios, tanto hombres como mujeres, y que muchos de los problemas ocasionados van más allá del ser individual; es ya una situación y problema de índole social, a un rango mucho mayor.

Como conclusión, “el enemigo a vencer no es la masculinidad, sino cierta definición de la masculinidad…”. 4 Es necesario, como sociedad y como hombres, comenzar a responsabilizarse de estas conductas machistas y empezar a cambiarlas. Es importante aprender a deconstruir este concepto de masculinidad y entender lo importante que es acercarse a cada uno como varón. No tiene ningún sentido que en un país donde se te enseña a ser tan duro y rígido como hombre, la masculinidad sea de las cosas más frágiles de las que sufren.

Referencias

Bellak, L., Manual de psicoterapia breve, intensiva y de urgencia, 2a. ed. (manual moderno), 1993.

Castañeda, M., El machismo invisible regresa, Debolsillo, 2002.


NOTAS:
1 Vera, Alejandro, “Frágil masculinidad”, El País, 16 de diciembre de 2019, disponible en: https://elpais.com/elpais/2019/12/16/opinion/1576516262_707898.html.
2 Bellak, L., Manual de psicoterapia breve, intensiva y de urgencia, 2a. ed. (manual moderno), 1993.
3 Castañeda, M., El machismo invisible regresa, Debolsillo, 2002.
4 Idem.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia