Los organismos constitucionales autónomos en la era digital

Publicado el 11 de junio de 2021

Alfredo Delgadillo López
Adscrito a la Academia Mexicana de Derecho Informático;
miembro fundador del corporativo jurídico EMAM.
emailadelgadillolopez95@gmail.com

La sociedad ha tenido un cambio gigante que sin duda nos ha demostrado que urge mejorar en temas tecnológicos porque no necesariamente todas las cosas volverán a ser como antes. Así que las funciones y la actividad del e-gobierno y del cuarto poder, como los organismos constitucionales autónomos (OCA’s), se enfrentan a un nuevo reto, sumado a los innumerables que ya tenían; sin embargo, éste es mayúsculo: ¡adaptarse a la nueva realidad!

Y ¿De qué tanto se habla con la famosa era digital en el derecho? A guisa de introducción podemos decir que de justicia algorítmica, redes sociales, pérdida de trabajos por la implementación de tecnologías, inteligencia artificial (IA) para auxiliar la toma de decisiones públicas, cripto-activos, big data, ciber-protección de las bancas digitales, utilización de drones en el sector público, transformación digital de la justicia y de lo público, Internet de las cosas, ciudades inteligentes.

Por eso, la era digital y el derecho son una mezcla que tiene aristas novedosas y que obligatoriamente tienen que ir en conjunto en las investigaciones jurídicas de estos tiempos; por ende, es requisito conocer cómo funciona Internet; advertir las invasiones a la privacidad a través de tecnologías; lo expuesto de los datos personales en redes sociales; qué es posible penalizar y qué no; cómo funcionan las telecomunicaciones y cuál es su regulación más adecuada; contratación pública electrónica; saber dónde están guardados nuestros datos; la información de nuestros correos electrónicos; qué es la nube; investigar si lo que hablamos mal de los funcionarios o de los OCA’s es privado o no; el impacto de la IA en las diversas ramas del derecho; aspectos legales de robots y cómo funciona la IA; la relación entre servidores y empleados públicos con los ciudadanos a través de las TIC’s... Y aquí me detengo porque son tantas cosas que me acabaré las cuartillas permitidas. El objetivo es sólo poner un panorama.

Ahora platiquemos del posible resultado de hacer la siguiente operación: OCA’s + era digital. De entrada, para subrayar las oportunidades de autonomía de los OCA’s es necesario hablar en conjunto de ellos y los derechos humanos, y trasladarnos a los escenarios electrónicos, ya que hoy es indispensable que sean dos las formas de relacionarse entre los sectores públicos y las personas: la tradicional y la digital. Incluso, un Estado constitucional es en el que existen estas dos maneras de interactuar, pues de permitir solamente una ya puede considerarse como inconstitucional, especialmente en tiempos como estos, en donde nos encerramos debido a la contingencia sanitaria... ¡Ya lo vivimos!

En ese sentido, hablar de las generalidades de esta era digital pone de relieve que los OCA’s ahora tienen herramientas que potencian sus funciones en aras de ser auxiliares en la obtención del interés general, pues, a grandes rasgos, el acercarse más a la transparencia, poner un lugar accesible para la participación ciudadana, los principios de la gobernanza en Internet y la optimización y buen funcionamiento de las actividades del Estado derivado del uso de tecnologías son la muestra de que los OCA’s pueden vivir en un escenario ideal.

Los OCA’s, en teoría, se ubican en el mismo nivel supremo que los demás poderes, por lo que estos nuevos fenómenos demuestran que los reglamentos y las leyes son letra insuficiente, ya que la era digital es un escenario diferente que necesita actualización, pues el fenómeno que estamos viviendo trata de una transformación digital de la sociedad y el gobierno, no es simplemente una digitalización de expedientes y trámites, como muchos creen.

Hoy, “la gobernanza de Internet” y el “sector público ampliado” demuestran que el gobierno no es el único actor, sino uno más. Y estos dos conceptos, a mi juicio, dentro de esta era digital ponen en un escenario de igualdad la relación entre los tres poderes, los OCA’s y los ciudadanos. Es decir, la clásica teoría del Estado en donde convergen a) territorio, b) población y c) gobierno se va adaptando a nuestra realidad; por ejemplo, ese c) gobierno ya no abarca tres poderes sino el concepto de lo público aún más amplio, como en este caso con el cuarto poder: los OCA’s. Ahora, se debe estudiar a estos tres elementos del Estado con el nuevo concepto señalado de c) gobierno, pero todo ya no en un a) territorio tradicional, pues ahora esta característica se llama ciberespacio, en donde ya no hay monólogos ni príncipes, todos tenemos la misma calidad de ciberusuarios y estamos interrelacionados.

Por esto, los OCA’s no tienen que enfrentarse solos a ese titánico monstruo llamado c) gobierno, pues tienen al mejor aliado posible: los ciudadanos, los cuales tienen participación para trabajar en conjunto, ser vigilantes de la buena administración gracias a la transparencia en la red. Sumado a esto, si los OCA’s utilizan algunas de las tecnologías que se han mencionado, se moderniza y mejora la actividad pública; se ayuda al control interno y externo; se optimizan y transparentan los gastos, y se descentraliza el poder.

Nunca antes tuvimos las mismas oportunidades de participar en un plano de igualdad los actores del Estado; ahora contamos con las herramientas que nos permiten ser aliados a los ciberusuarios y los OCA’s para trabajar en conjunto contra autoritarismos y malas administraciones. Las tecnologías están al servicio de las personas, no nos olvidemos de esto. Todos somos protagonistas. Se han preguntado por qué en un mismo mandato antes el discurso era: “benditas redes sociales”, y luego se intentó una paupérrima iniciativa para reformar el control sobre éstas.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia