El jurista y el arte: Diego Valadés1

Publicado el 2 de julio de 2021


Jorge Alberto González Galván

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM,
email jagg@unam.mx


1. Si no fueras abogado, ¿a qué actividad artística te hubiera gustado dedicarte y por qué?

Mis opciones vocacionales no incluyeron aspectos artísticos. La disyuntiva principal estuvo entre filosofía y derecho.

2. ¿Cuál fue el primer poema, cuento o novela que leíste y de qué trata?

Las primeras novelas que leí fueron las de Emilio Salgari, Julio Verne y Alejandro Dumas. Los primeros cuentos fueron los de Saturnino Calleja. También me atrajeron las fábulas, en especial las de La Fontaine. En cuanto al primer gran poema que leí, fue la Ilíada, seguida de la Odisea. Cuando tenía doce años, mi padre me invitó a que se las leyera en voz alta, y así lo hice por largo tiempo. También le leí El Quijote. Fueron varios años de lectura inolvidable, amena e ilustrativa.

3. ¿Qué obras de pintores o escultores admiras y por qué?

La pintura y la escultura me fascinan, lo que no es ningún mérito. En especial, me atrae la escultura griega, en parte porque la emoción estética se combina con el interés arqueológico. En cuanto a la pintura, la encuentro seductora en todas sus épocas y en todas sus expresiones estilísticas. Sin embargo, en los museos que visito tengo un marcado interés por la pintura neerlandesa, por su acentuado laicismo. Por supuesto, soy un devoto de los renacentistas. De la pintura moderna, escojo a los prerrafaelistas y a los impresionistas. La pintura de nuestro tiempo y de nuestra América me embelesa. El muralismo mexicano es deslumbrante, y no dejo de admirar a los pintores contemporáneos, mexicanos y extranjeros, aunque me resisto a considerar como extranjeros a nuestros hermanos latinoamericanos. Entre éstos, uno de mis favoritos es el colombiano Fernando Botero.

4. ¿Tocas algún instrumento musical? ¿Te gustaría haber aprendido alguno? ¿Por qué?

No toco instrumento alguno, y lo lamento. Me interesó el piano, pero no tuve la disciplina necesaria para tocarlo.

5. ¿Cantas? ¿Cuáles son tus cantantes preferidos?

Nunca he cantado. Mis cantantes favoritos son Alagna, Pavarotti y Wunderlich; entre las voces femeninas, por supuesto, Callas, y a quienes escucho con más frecuencia son Kiri Te Kanawa, Sutherland y Gheorghiu. También me gusta mucho oír opereta.

6. ¿Dibujas? ¿Pintas? ¿Esculpes?

No, y lo lamento.

7. ¿Te gusta la fotografía y el cine?

Como observador, la fotografía me gusta mucho, pero no la practico. El cine me fascina. Como géneros me atraen mucho las artes escénicas. Por años fui un asiduo asistente al teatro; lo frecuento menos, por razones de tiempo y para evitar salidas nocturnas, pero lo echo mucho de menos. En cambio, sigo disfrutando del cine, en especial el cine negro; el western; el relacionado con política, derecho y conflictos bélicos, y el documental. Tengo algunos años organizando ciclos de cine en El Colegio Nacional, donde se debate acerca de las implicaciones jurídicas, sociales y políticas de los filmes exhibidos.

8. ¿Cómo influye el arte en el derecho?

El derecho es una expresión de la cultura, de manera que el arte influye en las construcciones normativas desde que hay historia, o sea, a partir de que se inventó la escritura. En nuestro tiempo el arte, en todas sus manifestaciones, es una fuente de ideas y de motivaciones para las conductas sociales, colectivas e individuales, y por ende para la política y el derecho. En un sentido más amplio, hay un sentido estético presente en todas las relaciones sociales.

9. ¿Cuál es la influencia del derecho en el arte?

La presencia del derecho en el arte es muy relevante, sobre todo en la literatura. Desde la tragedia, con Sófocles, Esquilo y Eurípides, numerosos temas jurídicos formaron parte de las obras trágicas. En cuanto a la pintura, hay que recordar la alegoría del buen gobierno pintada en Siena por Ambrogio Lorenzetti, en el siglo XIV. Pero además del contenido jurídico de las obras de arte, la mayor influencia del derecho en el arte consiste en el sistema de libertades para la creación y la expresión que ofrece el ordenamiento jurídico, además del conjunto de instituciones nacionales y extranjeras que dan soporte a la actividad artística. En México nos faltan más estímulos fiscales para que las actividades relacionadas con el arte tengan un mayor apoyo filantrópico.

10. Por último, ¿si tuvieras 18 años volverías a estudiar derecho o escogerías una profesión artística?

Sí, volvería a estudiar derecho y me volvería a dedicar al constitucional, aunque con mayor atención al administrativo.


Ciudad de México, a 27 de junio de 2021


NOTAS:
1 Investigador en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. E-mail: diego_valades@yahoo.com.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia