La “República” de Cicerón y la República mexicana: vidas paralelas

Publicado el 29 de abril de 2022

Raymundo P. Gándara
Lector sénior en Bureau de Investigación y Docencia de Conocimiento de Fronteras, S. C.
emailrp_gandara@hotmail.com

—CICERÓN. He desarrollado con bastante extensión estos extremos, en razón a que me he propuesto y he emprendido la tarea de escribir una discusión sobre la República…

—ESCIPIÓN… ¿cómo podía ser llamada propiedad del pueblo, es decir, República, estando todos oprimidos por la crueldad de uno (MX. Presidencialismo) y no existiendo ningún vínculo jurídico ningún acuerdo o voluntad comunitaria (MX. Un INE que es una ala facciosa, partidos facciosos, medios idem) sin lo cual no puede haber pueblo y esto mismo ocurría en Siracusa. Esta urbe magnífica, la mayor de las griegas como la llamó Timeo (MX. Von Humbolt llamó a la Ciudad de México la más bella del mundo) con su admirable ciudadela, con sus puertos (MX. Los puertos de México que ya no son suyos) que se extendían contorneando sus muros y penetran hasta el corazón de ella, con sus largas calles, sus pórticos, sus templos sus murallas, no podía ser una República estando gobernada por Dionisios (MX. No podía ser una República gobernada por corruptos) porque nada era del pueblo y el pueblo mismo era propiedad de un hombre (MX. PAN, PRI, PRD se confabularon para vender el patrimonio del pueblo). Así, pues, allí donde existe un tirano no debemos decir … que hay una forma viciada de República, pues la razón nos obliga a decir que no hay ninguna forma en lo absoluto (MX. La República sólo era una mera denominación).

—LELIO. Hablas luminosamente, ahora comprendo adónde se dirige tu discurso.

—ESCIPIÓN. Luego ves que en verdad, tampoco una forma de gobierno en la que todo el poder está fraccionado puede ser llamada República (MX. Partidocracia, cleptocracia, grupos facciosos de poder, grupos de interés, mafias políticas).

—LELIO. Así es como lo entiendo.

—ESCIPIÓN. Y con toda razón. Porque ¿qué fue de la República ateniense cuando después de la gran guerra del Peloponeso (MX. La Revolución de 1910) la urbe cayó bajo el poder de los treinta? (MX. Los tecnócratas y los mass media) acaso la antigua gloria de la ciudad, la deslumbrante belleza de sus edificios, su teatro, su gimnasio, sus pórticos, sus nobles Propíleos, su ciudadela, las admirables obras de Fidias o el magnífico Pireo hacía de ella una República (MX. Palacio de Bellas Artes, Palacio del Correo, sus templos, murales de Rivera, Siqueiros, etcétera, etcétera).

—LELIO. De ninguna manera. Porque entonces nada era del pueblo.

ESCIPIÓN. Y ¿qué ocurrió cuando los decenviros gobernaron Roma (MX. Los pan-priistas gobernaron México) sin derecho de apelación, en aquel tercer año (MX. En aquel 2 de julio de 2006) durante el cual ninguna ley defendía la libertad? (MX. Tribunal Electoral, Suprema Corte).

—LELIO. Ninguna cosa era del pueblo, y el pueblo se rebeló para recuperar su propiedad (MX. Elecciones del 1o. de julio de 2018).

P. D. Los ministros de la Corte: votaron por la validez de la Ley de la Industria Eléctrica: Yasmín Esquivel, Loretta Ortiz, Alfredo Gutiérrez y Arturo Zaldívar.

One more time: “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”, sir W. Ch.


Formación electrónica: Yuri López Bustillos, BJV
Incorporación a la plataforma OJS, Revistas del IIJ: Ignacio Trujillo Guerrero

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia